Tag Archives: Real Ávila

Abajo el telón

17 May

El fútbol abulense ha bajado el telón a la temporada 2017/2018. Con la llegada del mes de mayo, el deporte del balompié ha dado por concluidas sus diferentes competiciones. Y como cada año, los resultados de los equipos de la capital y la provincia han sido buenos, regulares y malos.

Una de las grandes decepciones ha llegado de la mano del Real Ávila Club de Fútbol. Las expectativas generadas en verano y el buen comienzo de campaña, donde los abulenses alcanzaron el liderato del Grupo VIII de la Tercera División en el mes de octubre, hicieron que la parroquia encarnada pensara que por estas fechas el equipo estaría inmerso en el play off de ascenso a Asegunda División B. Nada más lejos de la realidad. El proyecto de César Jiménez acababa precipitadamente en el mes de diciembre y su sucesor, Miguel Ángel Miñambres, no ha conseguido el objetivo que se marcó a su llegada a la capital amuralla. Finalmente, el Ávila ha terminado en  la décima posición de la clasificación.

La temporada 2017/2018 ha finalizado en el deporte del balompié. (Foto: Tribuna Ávila).

Una de las notas más destacadas este curso se la ha llevado la Cultural Deportiva Cebrereña. Bajo la dirección de Pepe García, los verdiblancos han finalizado en undécima posición de la tabla, su mejor puesto histórico en categoría nacional; han logrado la permanencia de manera holgada varias jornadas antes de que finalizara el campeonato doméstico; y su delantero David Terleira ha conseguido su segundo Pichichi de la categoría con 23 goles.

En el lado negativo, el Colegios Diocesanos no ha podido mantenerse en la División de Honor. El mal comienzo de la campaña ha penalizado a los de Iván Lastras, que han tenido opciones de permanencia hasta la última jornada. Con el técnico abulense nuevamente en el banquillo, los colegiales intentarán regresar a la máxima categoría del fútbol juvenil la próxima temporada.

Un peldaño más abajo, en la Primera División Regional de Aficionados, no han ido bien las cosas. En su segunda experiencia, el conjunto senior del Colegios Diocesanos se encuentra en cuarta posición a falta de una jornada para finalizar la liga. Los de David Zamorilla, que el próximo año cede el testigo a José Alberto Fernández Somoza, no han conseguido el objetivo del ascenso a la Tercera División, un fin que volverán a buscar a partir del próximo mes de septiembre. En cuanto a la liga Provincial, El Tiemblo ha dominado la competición de principio a fin y está buscando financiación para hacer factible su ascenso a la Primera División Regional de Aficionados.

En cuanto a la categoría Regional juvenil ha habido de todo. En el lado negativo, el filial del Colegios Diocesanos ha descendido a la división regional tras finalizar como colista. Por su parte, Zona Norte y Real Ávila seguirán un año más en la Primera División regional, una categoría en la que Las Navas y Deportivo Arenas se jugarán el ascenso este próximo fin de semana.

En el apartado de fútbol femenino, el Club Deportivo Ávila Sala ha firmado su mejor temporada de la historia tas alzarse con el subcampeonato en la Primera División Regional, llevándose su jugadora Marta Delgado el Trofeo Pichichi de la competición con 34 goles por segunda temporada consecutiva. Por su parte, la Casa Social Católica no ha podido cumplir su sueño de regresar a Segunda División tras finalizar en quinta posición en la Liga Gonalpi.

Un Real Ávila de bronce

20 Feb

El Real Ávila Club de Fútbol añora la Segunda División B. Han pasado 15 años desde que el equipo encarnado disputara su último encuentro en la división de bronce. Demasiado tiempo para uno de los clubes con más historia en el fútbol castellano y leonés. Fundado un 8 de agosto de 1923, el conjunto de la capital amurallada ha jugado once temporadas en la tercera categoría del balompié nacional: 1987-1988, 1988-1989, 1989-1990, 1990-1991, 1991-1992, 1992-1993, 1993-1994, 1994-1995, 1999-2000, 2000-2001 y 2002-2003.

En total, el Real Ávila ha disputado 418 partidos en la Segunda División B, choques en los que sumó 410 puntos. A lo largo de estas once temporadas, son muchos los jugadores que han vestido la elástica encarnada, los entrenadores que se han sentado en el banquillo y los directivos que han llevado los designios del club abulense desde la zona noble del estadio municipal Adolfo Suárez. Pero, ¿quiénes son los futbolistas, técnicos y presidentes que han participado en más partidos defendido los intereses del Ávila en la categoría de bronce?

Once inicial del Real Ávila Club de Fútbol en el Grupo I de la Segunda División B en la temporada 91-92.

Los integrantes del once inicial de este peculiar ranking superan los cien partidos en Segunda B, una cifra que rozan algunos de los cinco componentes que hemos incluido como suplentes. En la portería no hay debate. El meta local Javi (Ávila, 1969) disputó un total de 205 partidos, entre 1987 y 1994, en los que encajó 184 goles, jugando todos los encuentros como titular en el campeonato doméstico en las temporadas 90-91 y 93-94 y perdiéndose sólo un choque en la campaña 88-89.

En defensa encontramos al capitán de este once histórico: Eutiquio (Toro, Zamora, 1961). El zamorano, que llegó a militar en Primera División con el Real Valladolid, jugó la friolera de 275 partidos y marcó tres goles, siendo el jugador que más encuentros ha disputado con el Real Ávila en Segunda B. Completarían la línea de atrás Moyano (Traspinedo, Valladolid, 1962), con 189 partidos y un tanto; Toño (Ávila, 1964), con 172 encuentros y una decena de goles; y Nacho (Ávila, 1962), con 168 choques y dos dianas.

El centro del campo lo componen futbolistas que destacaron por su calidad y polivalencia. Aquí encontramos a Cruz Heredia (Ciudad Real, 1961), que disputó 200 partidos y marcó 14 tantos; Frías (Segovia, 1965), que jugó 186 encuentros y anotó 16 goles; Juan Carlos (Las Navas del Marqués, Ávila, 1969), que participó en 151 choques en los que sumo 18 dianas; y Álvarez (Madrid, 1957), ex futbolista de la máxima categoría del fútbol español que se vistió de encarnado en 142 ocasiones y celebró 25 goles propios.

La delantera de este equipo de récord sería sinónimo de gol. Por un lado, Yeli (Salamanca, 1966) disputó un total de 119 partidos y marcó 35 tantos. Por el otro, Enríquez (Ávila, 1960) jugó 109 encuentros y anotó 10 dianas, haciendo ambos estos registros entre 1987 y 1991. Poco pude decirse del compromiso del delantero abulense, conocido dentro del vestuario como ‘El niño’, que permaneció toda su carrera deportiva en el Ávila, rechazando ofertas para jugar en categorías superiores como la que le realizó el Cádiz Club de Fútbol. Enríquez defendió la camiseta encarnada desde su debut con el primer equipo con 15 años en 1975 hasta su retirada del mundo del fútbol en 1991.

Como todo equipo de fútbol, este conjunto histórico también contaría con un banquillo que sería muy reconocible para la parroquia encarnada. El puesto de portero suplente sería para Ruiz Pérez (Madrid, 1975), que jugó 35 partidos y encajó 52 goles en dos temporadas diferentes (1999-2000 y 2002-2003), mientras que como jugadores de campo estarían esperando su oportunidad Méndez (Ávila, 1966), con 105 encuentros y 5 goles; Nando (Ávila, 1971), con 101 choques y 2 tantos; Mario (Ávila, 1972), con 91 partidos y 11 dianas; y Casquero (Valladolid, 1971), con 71 partidos y 2 goles.

Si miramos al banquillo, José Antonio Tejedor (1987-1989), Eduardo ‘Chato’ González (1989-1992) y Luis Ángel Duque (1999-2001) con 114, 114 y 76 encuentros, respectivamente, conforman el podio de los técnicos que más veces dirigieron al equipo encarnado en Segunda División B. También entrenaron al equipo de la capital amurallada en la tercera categoría del fútbol español: José Antonio Minguela (38), Joaquín Salmerón (19), Juan Carlos Argenta (17), Cacho Heredia (11), Luis Miguel Martín del Río (11), Francisco Gutiérrez (10) y José Antonio Álvarez (8).

En cuanto al palco, dos empresarios locales han sido presidentes del Real Ávila durante estas once temporadas en la división de bronce: Emiliano Arévalo (1984-1992) y Anastasio Martín del Río (1992-2005). Por último, el estadio municipal Adolfo Suárez ha sido el único que ha acogido partidos del conjunto encarnado en Segunda División B, por lo que los campos de San Francisco, El Pradillo, San Antonio y la Ciudad Deportiva de la zona sur de la ciudad no cobijaron ningún encuentro en esta categoría.

Un derbi incógnita

19 Ene

El estadio municipal El Mancho-Ángel Sastre será el escenario de un nuevo enfrentamiento entre la Cultural y Deportiva Cebrereña y el Real Ávila Club de Fútbol este domingo 21 de enero a partir de las 16’30 horas. Será el decimocuarto derbi provincial entre encarnados y verdiblancos en categoría nacional, un duelo que ya se ha convertido en un clásico en el Grupo VIII de la Tercera División del fútbol español.

Aunque suene a tópico, será un partido en el que todo puede pasar. Los encuentros entre conjuntos de una misma ciudad o provincia igualan las fuerzas sobre el terreno de juego. Las diferencias que a priori hay en la previa de un choque de estas características suelen desaparecer una vez saltan al campo los veintidós protagonistas. Más si cabe en esta ocasión, donde las condiciones climatológicas de las últimas semanas han tenido una incidencia directa en la preparación de ambos conjuntos.

Imagen del encuentro de la primera vuelta entre Real Ávila y Cultural Cebrereña. (Foto: Diario de Ávila).

El momento actual de los de la capital amurallada es toda una incógnita por varios motivos. Por un lado, los encarnados no disputan un choque oficial desde el pasado 23 de diciembre, un mes sin competir que puede pasar factura. Por otro lado, la nevada del día de Reyes ha obligado al Real Ávila a suspender los encuentros ante la Arandina y el San José y a no poder entrenar con normalidad en ninguno de los campos de fútbol de la ciudad. Además, el derbi provincial será el debut de Miguel Ángel Miñambres en el banquillo encarnado, un técnico que tendrá su primera prueba de fuego en uno de los campos más complicados de la categoría castellano y leonesa, donde no podrá estar Josito por sanción.

Pero si dudas hay en el seno de los encarnados, éstas también están presentes en la familia de los de Cebreros. Al igual que los de la capital amurallada, los de la provincia abulense tampoco han podido entrenar con normalidad durante las dos últimas semanas y han tenido que aplazar su partido ante el Burgos Promesas 2000. No será el único inconveniente para los de Pepe García, quién no podrá contar por sanción con tres de sus titulares: Fer Albín, Juanma y Quirós. A su favor cuenta la buena marcha del equipo verdiblanco, que vive un momento dulce tras firmar la mejor primera vuelta en categoría nacional.

El derbi provincial de la primera vuelta finalizó con empate a cero, un choque donde el Ávila, que falló dos penaltis, mereció más y que para la Cebre, que sumó su primer punto de la temporada, fue un punto de inflexión para creer en sus posibilidades después de un inicio de curso con dudas. Aunque parece que los de la provincia han tomado el pulso a los de la capital en su casa en los últimos enfrentamientos, en los duelos anteriores ha habido de todo: victorias de los locales como las de las temporadas 2010-2011 (3-1), 2014-2015 (4-2) y 2016-2017 (3-1); el empate a uno de la campaña 2013-2014; o los triunfos visitantes por 1-3 en los cursos 2005-2006 y 2008-2009.

¿Se impondrá la superioridad que a priori existe del Real Ávila Club de Fútbol  sobre la Cultural y Deportiva Cebrereña? ¿El buen momento de los locales decantará el derbi provincial para sus intereses? ¿La necesidad de ganar para no descolgarse de la zona noble de la clasificación será el mejor aliado de los visitantes? ¿Se cumplirá aquello de a entrenador nuevo victoria segura? Todas estas preguntas tendrán su respuesta este domingo 21 de enero a partir de las 16’30 horas en el estadio municipal El Mancho-Ángel Sastre.

A rey muerto, rey puesto

2 Ene

Intenso fin de año 2017 y comienzo de 2018 en el seno del Real Ávila Club de Fútbol. A última hora del pasado viernes, el club encarnado anunciaba el cese de César Jiménez como técnico del primer equipo con un escueto comunicado. Este lunes, el equipo de la capital amurallada presentaba al nuevo inquilino del banquillo del estadio municipal Adolfo Suárez: Miguel Ángel Miñambres.

La salida del entrenador abulense sorprendió a muchos. A pesar de la racha negativa de resultados por la que estaba atravesando el conjunto encarnado, con seis empates y dos derrotas en los las últimas ochos jornadas, nada hacía pensar que César Jiménez no comenzaría la segunda vuelta como máximo responsable de la parcela técnica. Al menos de puertas para fuera.

Presentación de Miguel Ángel Miñambres como nuevo técnico del Real Ávila. (Foto: Diario de Ávila).

Son muchos los mensajes en los que la parroquia encarnada, a través de las redes sociales, ha manifestado su desacuerdo con la decisión tomada desde la zona noble del Adolfo Suárez. Carlos González, director deportivo del Real Ávila, ha señalado tres motivos principales a la hora de tomar la decisión: la falta de comunicación con el técnico abulense, inexistente desde hace un mes y medio en palabras del directivo, las malas sensaciones y la falta de filing de César Jiménez con algunos jugadores.

A pesar del mal momento por el que pasaba el equipo, creo que la decisión ha sido precipitada. Si el técnico abulense hubiera sido capaz de dar la vuelta a la situación no lo sabremos nunca. César Jiménez deja al Real Ávila en quinta posición a cuatro puntos del play off de ascenso a la Segunda División B. Durante sus siete meses de trabajo llevó al equipo al liderato del Grupo VIII de la Tercera División y lo mantuvo en los puestos privilegiados de la clasificación.

Su balance, entre el campeonato doméstico y la Copa Federación, ha sido de ocho victorias, diez empates y tres derrotas, con 32 goles a favor y 28 en contra. Su salida del club encarnado ha sido ejemplar a través de un comunicado en que ha huido de reproches y que finalizaba con un “los éxitos del Real Ávila C.F. también serán los míos, como socio y abulense”. Además, en el mismo expresaba su decisión de no realizar ningún tipo de declaración más en los medios de comunicación, gesto que le honra y que evitará males mayores que sólo tendrían consecuencias negativas en la familia del conjunto encarnado.

Su sustitutito será Miguel Ángel Miñambres, técnico leonés de 46 años de edad que el año pasado se quedaba a las puestas del ascenso a la Segunda División B con el Atlético Astorga. En su presentación, el nuevo entrenador del equipo encarnado ha sido rotundo en sus intenciones: “Vengo con la ambición del reto del play off”. Además de ser ex jugador y entrenador del conjunto maragato en dos etapas, en la primera estuvo cinco temporadas, también preparó al Veguellina y el Puente Castro juvenil y dirigió una academia de jugadores en China, la Shenzhen Green Athletic, siendo segundo entrenador en el Hércules y en la Unión Deportiva Salamanca, así como observador del Tenerife.

Miñambres también ha tenido palabras para la afición encarnada, a la que ha pedido que siga apoyando al equipo, unas declaraciones que en mi opinión tienen mucha importancia. A pesar del descontento por la salida de César Jiménez, esta decisión no debe alterar la unión que hasta este momento ha habido entre los jugadores y la directiva, sobre ambos se pondrán ahora todos los focos, y la afición. Si fuera así, sólo habría un perdedor: el Real Ávila Club de Fútbol. Al técnico saliente, mucha suerte en su futuro y gracias por el trabajo y dedicación desarrollada en el equipo de su ciudad. Al entrenador recién llegado, mucho éxito en su nueva etapa, pues sus éxitos serán los del conjunto abulense.

¿Será en 2018?

21 Dic

La llegada de las Fiestas Navideñas trae consigo los últimos coletazos del año. En multitud de ámbitos, también en el deportivo, el final del mes de diciembre es el momento de realizar un balance de los últimos 365 días. Pero también son unas fechas en las que analizar cómo se presenta un 2018 que ya está en la parrilla de salida para saltar al terreno de juego.

En lo que se refiere a Ávila y su provincia, tanto el deporte de equipo como las modalidades individuales tienen por delante 365 días en los que intentarán consolidar o crecer en sus diferentes proyectos y aspiraciones deportivas. Por todo ello, muchos aficionados al deporte abulense se preguntan estos días: ¿cómo será el 2018?

¿Cómo será 2018 para el deporte abulense?

Muchos se preguntan si será en 2018 cuando el Real Ávila Club de Fútbol celebre el tan ansiado ascenso a la Segunda División B, categoría de bronce que los encarnados añoran desde hace unas cuantas temporadas. Otros piensan si será este año cuando la Cultural Deportiva Cebrereña logre la permanencia sin necesidad de sacar la calculadora y, quién sabe, pueda optar incluso a cotas mayores.

Algunos se imaginan como serán los próximos 365 días para la familia del Colegios Diocesanos: ¿se mantendrá el equipo juvenil en División de Honor? ¿Logrará el conjunto senior dar el salto al Grupo VIII de la Tercera División? Otros clubes como Zona Norte, Casa Social Católica, Ávila Sala o los equipos de las diferentes localidades de la provincia afrontarán con ilusión los diferentes objetivos marcados para este curso que ya ha llegado al ecuador.

En el mundo de la canasta, la afición verderona quizá piense que, por qué no, esta campaña pueda ser la del ascenso del Óbila Club de Básket a la Leb Oro. O quizá sean los chicos y chicas del Rugby Ávila Club los que tengan la suerte de disfrutar en primera persona lo que es subir de categoría en los próximos meses. O puede que sea el ciclismo el que recupere el protagonismo de épocas pasadas de la mano de Noel García o Diego Rubio.

También se preguntan cómo será ese 2018 que está a punto de comenzar tanto los clubes como los deportistas individuales de otras disciplinas deportivas como el fútbol sala, el kárate, el atletismo, el tenis, el pádel, la hípica, la gimnasia rítmica, el golf, el mundo del motor, la natación, el ajedrez o el tenis de mesa, por poner algunos ejemplos. Seguro que todos ellos coinciden en dos peticiones incluidas en su carta a los Reyes Magos: mejoras en las instalaciones deportivas y que las lesiones los respeten en lo que queda de competición.

 

¡¡¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2018!!!

Que bueno que volviste

24 Oct

El Real Ávila Club de Fútbol ha vuelto. Al leer esto, muchos dirán que nunca se fue. Y no les faltará razón. Ni en los momentos más delicados, tanto en lo económico como en lo deportivo, algunos de ellos vividos durante los últimos años y otros en décadas anteriores, el conjunto encarnado nunca dejó de competir. Algunos llegaron a poner la hora y la fecha del entierro, en más de ocasión, pero los de la ciudad amurallada no bajaron los brazos y resucitaron tras pasar un año en el infierno de la Primera División Regional.

Tras una temporada de transición, que no fue fácil por muchos aspectos ya comentados en este blog, el Real Ávila volvía a ser el líder del Grupo VIII de la Tercera División este fin de semana cuatro años después. Algo anecdótico en la jornada 10, pero que es un reflejo del momento por el que pasa el conjunto de la capital amurallada. Un momento dulce como gusta titular en la prensa deportiva que el club encarnado debe aprovechar.

Once inicial del Real Ávila ante el Salmantino UDS en el estadio Helmántico el pasado fin de semana.

Más allá de los resultados, las sensaciones, como bien se ocupa de recordar César Jiménez en las ruedas de prensa de los partidos, son a veces más importantes. Y las del conjunto encarnado están siendo muy buenas hasta el momento. En el fútbol, pocas veces las cosas ocurren por casualidad. Y si es el Real Ávila vuelve a ser mirado como uno de los gallitos del fútbol en Castilla y León será por algo.

Quizá la clave sea el cuerpo técnico. La llegada del entrenador abulense al banquillo devolvió la paz social. César Jiménez, junto a los ayudantes que eligió para esta aventura, creo que con acierto, está dando sus frutos. Sin conocer la realidad del día a día en el vestuario encarnado, desde fuera, el aficionado tiene la sensación de que el entrenador sabe lo que quiere de cada futbolista y cada jugador sabe lo que el técnico espera de él. Algo de Perogrullo, pero que no siempre se da. Hasta el momento, el míster ha sabido dar minutos a todos para que nadie se relaje. Para que ninguno se despiste. Para que todos sepan que pueden ser llamados a filas independientemente del rival con el que se juegue. Algo que en una competición larga y en un deporte colectivo como es el fútbol suele dar resultados positivos.

O quizá la clave sean los jugadores. Aquí hay dos aspectos a destacar. Por un lado, renovar al grueso de una plantilla de una temporada para otra permite tener mucho camino andado. Por otro, que muchos de ellos, debutantes en el Grupo VIII el pasado curso, conozcan ya los jugadores, rivales, campos y demás entresijos del fútbol de Castilla y León también ayuda a ofrecer una mejor versión de cada uno de ellos. Si además, a todo esto sumamos la llegada de unos fichajes que sin duda han aumentado el nivel de la plantilla y el ambiente de compañerismo y compromiso que se intuye dentro del vestuario encarnado entenderemos parte del porqué el Real Ávila ha comenzado la campaña en este buen estado de juego y resultados.

O quizá la clave sea la afición. Este pasado domingo en el estadio Helmántico, y como ha venido sucediendo en los partidos que los abulenses han jugado como locales en el estadio municipal Adolfo Suárez este año, los aficionados del Real Ávila demostraron que tienen ganas de fútbol. Que tienen ganas de volver a ilusionarse con su Ávila. La parroquia encarnada está deseando que, como está pasando en este inicio de temporada, le den una excusa para animar a los suyos. Que tengan un motivo para acompañar a sus jugadores en los desplazamientos. Luego, como esto es fútbol, se ganará, se empatará o se perderá, pero si la afición ve compromiso sobre el césped, no les abandonarán en el camino.

O quizá la clave sea la directiva. Desde la llegada de los actuales propietarios, el Real Ávila ha ido dando pasos cortos pero firmes e importantes, demostrando seriedad en la gestión económica. El trabajo, personificado en el director deportivo y vicepresidente del club encarnado, Carlos González Bellete, está dando sus frutos. Seguro que no lo han tenido fácil. Ni lo tendrán de aquí en adelante. Probablemente les hayan cerrado muchas puertas antes de ni siquiera poder llamar al timbre. Sin embargo, desde fuera se tiene la sensación de qué se sabe dónde se quiere llegar y se sabe cuál debe ser el camino para conseguirlo. Que se logre o no, como siempre ocurre en este negocio, dependerá de que la pelotita quiera entrar.

Un derbi que ya es un clásico

6 Sep

Semana de derbi provincial. El Real Ávila Club de Fútbol recibirá a la Cultural y Deportiva Cebrereña este próximo domingo 10 de septiembre a partir de las 17 horas en el estadio municipal Adolfo Suárez. Quizá el duelo llega demasiado pronto, jornada 3 del Grupo VIII de la Tercera División, y con dos dinámicas completamente opuestas. Mientras que los encarnados han tenido un arranque del campeonato doméstico ilusionante, los verdiblancos todavía no han sumado ningún punto en su casillero.

En el Real Ávila todo son buenas noticias. Por un lado, los resultados obtenidos por los de la capital amurallada, con un empate, que debieron ser tres puntos ante uno de los gallitos de la competición como la Arandina, y una victoria fuera de casa en la primera salida lejos del Adolfo Suárez, cuando el pasado curso hubo que esperar al mes de marzo (jornada 29) para ver el primer triunfo de los encarnados como visitantes, prometen un año interesante donde los abulenses tienen el objetivo de regresar a la zona noble de la tabla clasificatoria.

Real Ávila y Cultural Cebrereña llegan al derbi provincial con dinámicas opuestas. (Foto: Diario de Ávila).

Por otro lado, el nuevo técnico parece haber caído de pie en el Real Ávila. La llegada de César Jiménez cuenta con el agrado de los aficionados, como pudo verse en el apoyo que se dio al equipo en la primera jornada liguera, y con la confianza de una plantilla que se intuye que tiene muy claro lo que quiere el técnico abulense de cada uno de ellos, tanto los futbolistas que continúan de la pasada temporada como los que han aterrizado este año en el Adolfo Suárez.

Por el contrario, el inicio de los de Cebreros está siendo más complicado que el de los de la capital abulense. La falta de efectivos, algunos jugadores todavía no han podido ponerse a las órdenes de Pepe García en los entrenamientos y partidos con regularidad, como son los ejemplos de Súper o Víctor González, se ha dejado notar en el inicio del campeonato doméstico de los de la provincia.

A pesar de estos inconvenientes, la Cultural Cebrereña da la sensación de que un año más volverá a vender cara cada derrota. Tan sólo cayó por la mínima ante el Burgos Promesas 2000 en el estreno liguero en Castañares, una salida que afrontó sin jugadores en el banquillo, mientras que el pasado domingo perdía por 2-3 con el filial del Club Deportivo Numancia con la sensación de haber regalado la primera mitad y estando muy cerca de haber salvado al menos un punto en el municipal El Mancho-Ángel Sastre.

En cuanto a los enfrentamientos entre encarnados y verdiblancos en la capital amurallada en competición oficial dentro del Grupo VIII de la Tercera División, abulenses y cebrereños se han medido en seis ocasiones en el Adolfo Suárez. Y ha habido de todo: victorias de los locales como las de las temporadas 2005-2006 (3-0), 2008-2009 (3-2), 2013-2014 (5-1) y 2016-2017 (1-0); el empate a cero de la campaña 2010-2011; o el triunfo visitante por o-1 en el curso 2014-2015.

A pesar de todos estos datos, cuando el balón se ponga a rodar el próximo domingo de poco valdrán las estadísticas. En nada influirá la historia de ambos clubes. Los diferentes presupuestos y características de los jugadores de cada equipo pasarán a un segundo plano en un derbi provincial que ya se ha convertido en un clásico. Además, ambos conjuntos contarán con el apoyo de sus fieles en las gradas en un partido en el que se espera una buena entrada. Y, como ya se sabe, en este tipo de choques todo puede pasar.