Archivo | abril, 2017

Un play off para soñar

25 Abr

El Óbila Club de Básket volverá a disputar un play off de ascenso a LEB Oro. Será el séptimo consecutivo para el equipo decano de la LEB Plata, que ha cumplido su octava temporada en la división de bronce del deporte de la canasta. Todo un logro para el club que cuenta con el presupuesto más bajo de toda la categoría. La pasada temporada, los de David Mangas se quedaron a un partido de subir al segundo peldaño del baloncesto nacional. Araberri se llevó el premio gordo. ¿Será este el año de los verderones?

Ya nadie habla de milagro cuando se refiere al conjunto de la capital amurallada. Hacer más con menos cada temporada sólo tiene una fórmula posible: trabajo, trabajo y trabajo. Los ingredientes también se repiten año tras año: jugadores jóvenes que eligen Ávila por el ser el lugar idóneo para crecer profesionalmente. Y el cocinero tampoco cambia: David Mangas, un técnico que ha vuelto a demostrar que conoce como nadie los entresijos de la LEB Plata.

El Óbila se mide a Zornotza en la primera eliminatoria de ascenso a LEB Oro. (Foto: David Castro, Diario de Ávila).

En su cuarta campaña como responsable de la parcela técnica del Óbila, Mangas ha conseguido otra vez que el equipo de la ciudad amurallada dé un paso más al frente. Con una plantilla completamente nueva, el entrenador abulense ha vuelto a conjuntar las piezas de una manera maestra y los verderones han firmado su mejor puesto en liga regular.

La quinta plaza obtenida permitirá al Óbila tener por primera vez en su historia el factor cancha a su favor en la eliminatoria de cuartos de final de la fase de ascenso a LEB Oro, donde espera el Zornotza Saskibaloi Taldea. El conjunto vasco, que mezcla veteranía y juventud en su plantilla, llega posiblemente en su mejor momento de la temporada.

Los de Amorebieta han sumado en la segunda vuelta del campeonato doméstico diez victorias y cinco derrotas. Estos números le han permitido finalizar en la sexta posición de la tabla y sacar un billete para la segunda fase de la competición cuando estaban fuera de los puestos privilegiados en el ecuador del campeonato. Covirán Granada-Básket Navarra, Cambados-Aceitunas Morón y Lucentum Alicante-Ulsa Valladolid completan el cuadro de honor de los cuartos de final.

Óbila o Zornotza. Zornotza o Óbila. La igualdad mostrada entre abulenses y vizcaínos prevé una eliminatoria donde decidirán los pequeños detalles. Uno de ellos puede ser el factor cancha, sobre todo en un año donde cambia el formato y todos los duelos se juagarán al mejor de cinco partidos. Aquí, la marea verde volverá a jugar un papel fundamental. Si es el jugador número seis que siempre ha sido en las grandes citas disputadas en el Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre, el Óbila habrá metido la primera canasta antes del salto inicial.

Será una eliminatoria en la que ambos tienen mucho que ganar y poco que perder. Ninguno de los dos tenía el ascenso entre sus objetivos. Pero llegados a este punto, ninguno de los dos renunciará a soñar en oro hasta donde la competición se lo permita. Los dos primeros round serán en Ávila: el viernes 28 y el domingo 30 de mayo a las 20,30 y las 19 horas, respectivamente. Luego la eliminatoria viajará al Polideportivo Larrea el viernes 5 y el domingo 7 de mayo a las 20 y a las 12,30 horas, respectivamente. Si fuera necesario, el choque decisivo se jugaría en el Carlos Sastre el martes 9 de mayo a las 20’30 horas.

Permanencia virtual

17 Abr

Llegar a los 40 puntos siempre ha sido suficiente para lograr la permanencia en el Grupo VIII de la Tercera División. Los dos representantes de la provincia abulense, Real Ávila Club de Fútbol y Cultural Deportiva Cebrereña, ya han sumado dicha cifra en su casillero a falta de cuatro jornadas para finalizar el campeonato doméstico y virtualmente han logrado la salvación.

Sin embargo, la igualdad existente esta temporada y los posibles arrastres de la Segunda División B, que pueden oscilar entre uno y cuatro equipos castellanos y leoneses,  hace que ambos deban todavía dar un último empujón para certificar matemáticamente su participación en categoría nacional la próxima campaña.

Real Ávila y Cultural Cebrereña están virtualmente salvados. (Foto: David Castro, Diario de Ávila).

En el caso del Real Ávila, su presencia en el Grupo VIII de la Tercera División la temporada 17-18 está casi asegurada. Tras un año donde la irregularidad mostrada por los encarnados lejos del estadio Adolfo Suárez, con unos números que han impedido a los de la capital amurallada optar a cotas más altas, el Ávila no ha fallado en el tramo decisivo. Cinco victorias en las últimas siete jornadas, tres de ellas consecutivas, han sido suficientes para hacer los deberes a tiempo.

Situado en séptima posición con 45 puntos, sumar tres más, incluso alguno menos, puede ser suficiente para certificar matemáticamente la salvación. Para ello, los encarnados tendrán cuatro oportunidades ante Cristo Atlético y La Bañeza, como locales, y Atlético Bembibre y Zamora, como visitantes. Aunque lejos de los fríos números, cerrar la temporada con buenas sensaciones puede ser el primer paso para empezar con buen pie la siguiente campaña.

Más complicada parece ser la situación de la Cultural Cebrereña. Los verdiblancos son actualmente decimocuartos con 40 puntos, seis más que los puestos de descenso directo a la Primera División Regional de Aficionados. Sin embargo, los posibles descensos de conjuntos castellano y leoneses y un calendario complicado, donde los de Cebreros visitarán a Unionistas de Salamanca y Gimnástica Segoviana y recibirán en El Mancho a Atlético Astorga y La Virgen del Camino, no permite ningún tipo de relajación.

Los de Pepe García han demostrado a lo largo de la temporada que pueden plantar cara a cualquier rival y siempre han estado fuera de la zona peligrosa de la tabla clasificatoria, lo que hace ser optimista sobre su futuro. Pero la falta de gol le ha privado de sumar algún que otro punto más que le hubiera permitido afrontar con mayor tranquilidad el último mes del campeonato. A pesar de ello, todos confían en su presencia un año más en el Grupo VIII de Tercera División, donde repetiría como representante de la provincia junto al Real Ávila.