Archivo | enero, 2016

A golpe de pedal

25 Ene

El ciclismo ha sido siempre un deporte que se ha relacionado con Ávila y su provincia. Julio Jiménez, Ángel Arroyo, José María Jiménez, Paco Mancebo o Carlos Sastre son algunos de los corredores que escribieron sus nombres en la historia del ciclismo con grandes victorias de etapa, podios finales o triunfos en clasificaciones individuales, como la General o la Montaña, en las tres grandes: Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España.

Otros fueron protagonistas en el pelotón internacional durante varias temporadas, como son los casos de Esteban Martín, Jesús Rodríguez, Ángel Vallejo o David Navas. A pesar de que, tanto en cantidad como en calidad, el nivel del ciclismo abulense ha bajado en los últimos años, Ávila y su provincia puede seguir presumiendo de ser protagonista en el deporte de las dos ruedas.

Noel Martín tandem

Noel Martín y Carlos González esperan estar en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. (Foto: Diario de Ávila)

Con una extensa cantera, el ciclismo será una de las esperanzas donde el deporte abulense espera conseguir triunfos a lo largo de 2016. Aunque la temporada ciclista daba el pistoletazo de salida este mes con una mala noticia, como era la retirada de Pablo Lastras tras 18 temporadas como profesional, un total de ocho corredores abulenses competirán en el pelotón profesional.

Una de las citas más esperadas tendrá lugar el próximo verano en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. Allí, Noel Martín, junto a Carlos González, esperan ser uno de los tándem que representen a la Selección Española. Tras ser nombrados por la UCI como el mejor dúo en 2015, donde el corredor de El Arenal y su compañero vallisoletano sumaron más de una decena de podios entre Mundial, Copa de Europa y Copa del Mundo, Martín y González esperan repetir éxitos como el título de campeones del Mundo de Ciclismo Adaptado en Línea obtenido en Greenville (EEUU) en 2014.

Entre los viejos rokeros, Paco Mancebo y Jesús Hernández prometen seguir dando guerra. El primero, que esta campaña cumplirá los cuarenta años, es una de las apuestas del SkyDive Dubai para conseguir triunfos, ya que el corredor de Navaluenga sigue siendo un referente en el mundo de la bicicleta. El segundo, seguirá defendiendo los colores del conjunto ruso Tinkoff, donde el ciclista de Burgohondo será otro año el gregario más fiel de Alberto Contador en las principales carreras del calendario.

Otra de las grandes esperanzas para este 2016 estará en la figura de Víctor Martín. Tras unos magníficos resultados en categoría élite, el abulense espera que su tercera temporada como profesional en las filas del  BHBurgos sea la definitiva para dar el salto con algún triunfo en citas como las de Mallorca, Valencia, Murcia o Andalucía. También será el tercer año en el pelotón profesional para Diego Rubio, que defenderá los colores del Caja Rural, escuadra a la que regresar tras dos años en las filas del portugués Efape, donde los resultados obtenidos han permitido la vuelta del ciclista de Navaluenga.

José Antonio de Segovia también cumplirá su tercera campaña como profesional, tras un intervalo como amateur en el Supermercados Froid. El corredor de Las Navas del Marqués formará parte del proyecto del conjunto portugués del Louletano-Ray Just Energy. También en el vecino ibérico, Nacho Pérez competirá en el W25 – Oporto FC, equipo donde el de Navaluenga se estrenó a mediados de la pasada temporada. Por último, debutará como profesional Alejandro Arribas. El ciclista de Arévalo comenzará en la élite internacional en las filas del Team Vivo de Paraguay, buscando abrirse un hueco a base de victorias y buenas actuaciones en las carreteras americanas.

Ilusión en el ecuador

12 Ene

Como sucede al comienzo de cada año, el mes de enero marca el ecuador de las competiciones en lo que a deportes colectivos se refiere. Los principales representantes en baloncesto, fútbol o rugby afrontan la segunda vuelta en sus respectivas ligas en una situación, que a diferencia de temporadas anteriores, invita al optimismo en la mayoría de los casos, algo que es auténtico maná dentro del desierto por el que pasa el deporte abulense.

Si hablamos de ilusión, sin lugar a dudas, el Óbila Club de Básket es el conjunto que más ha generado tras disputarse el primer tramo de la campaña. Contra todo pronóstico, los de David Mangas son líderes de la Leb Plata y han logrado clasificarse por primera vez en su historia para la Copa, trofeo que jugará ante Marín Peixegalego en la ciudad amurallada el próximo 23 de enero.

Óbila-Lucentum Alicante 15-16

El Óbila disputará la Copa Leb Plata. (Foto: Diario de Ávila)

Los números de los verderones lo dicen todo. Diez victorias y sólo tres derrotas en la primera vuelta. Invictos en el CUM Carlos Sastre. Pero más allá de los logaritmos, destaca la sensación dejada por un equipo donde el bloque está por encima de las individualidades, auténtica clave de la buena marcha de una plantilla que, si mantiene los pies en el suelo, puede tener su techo más arriba de lo que la mayoría podíamos pensar hace unos meses.

Otro caso positivo lo encontramos en el Real Ávila. Si bien es cierto que el mínimo exigible a los encarnados es el regreso sí o sí a la Tercera División, la situación deportiva y extradeportiva vivida en los últimos años pone en valor su actual momento. Tras la salida de Luis Ortega y la llegada de Manu Sarabia al banquillo, la plantilla encarnada parece no haber notado el parón navideño y mantiene las mismas buenas sensaciones con las que despedía el año.

La goleada por 0-6 en los Salesianos ante el Bosco de Arévalo, dejaba a los abulenses en la segunda posición de la clasificación a sólo tres puntos del líder. Segundo equipo más goleador, con 37 tantos a favor, y conjunto menos goleado, con sólo 8 en contra, muestran la solidez de un club que parece haber tomado el pulso a la Primera División Regional de Aficionados, donde ha cerrado la primera vuelta con 12 victorias, 3 empates y 2 derrotas, números que de repetirse en la segunda auguran el regreso a categoría nacional en mayo.

El juvenil del Colegios Diocesanos ha sido otro de los que ha dado una alegría al balompié abulense. El título de campeón de invierno en el Grupo III de la Liga Nacional logrado por los chicos de Alberto Fernández Somoza, quién a principio de temporada se marcaba como objetivo la permanencia, invita al optimismo y hace ilusionarse al aficionado local con la posibilidad de que Ávila cuente la próxima campaña con un representante en División de Honor.

En el lado opuesto, encontramos a la Cultural Deportiva Cebrereña en Tercera División; al Bosco de Arévalo, Sotillo y Mombeltrán, en Primera División Regional de Aficionados; y a la Casa Social Católica, en la Segunda División femenina. Los de Pepe García se encuentran en puestos de descenso en el Grupo VIII, si bien las sensaciones dejadas sobre el terreno de juego por los verdiblancos, merecedores de más puntos que los que acumulan, hacen pensar que es factible que los de Cebreros puedan dar la vuelta a la situación.

Por su parte, tanto Bosco de Arévalo como Sotillo, situados en la zona baja, tienen por delante una segunda vuelta donde las puntuaciones indican que con mejorar algo sus números podrán lograr un año más la permanencia, una salvación que en el caso de Mombeltrán sería un auténtico milagro.

En cuanto a las chicas de Miguel Ángel Blázquez, situadas un punto por encima de los puestos de descenso en el Grupo V de la Segunda División, deberán mejorar sus registros en el segundo tramo de la temporada para seguir siendo un año más el equipo abulense que juega en la categoría futbolística más elevada.

Por último, Rugby Ávila Club iniciaba la segunda vuelta en la Cuarta División Regional de Madrid con una victoria y la declaración de intenciones por parte de los magentas de que aún tienen mucho que decir esta temporada. Tras un inicio inmaculado con cinco victorias consecutivas, que llevaron a los abulenses a lo más alto de la clasificación, cuatro derrotas consecutivas dejaban al RAC en la quinta posición de la tabla.