Tag Archives: El Mancho

Un derbi incógnita

19 Ene

El estadio municipal El Mancho-Ángel Sastre será el escenario de un nuevo enfrentamiento entre la Cultural y Deportiva Cebrereña y el Real Ávila Club de Fútbol este domingo 21 de enero a partir de las 16’30 horas. Será el decimocuarto derbi provincial entre encarnados y verdiblancos en categoría nacional, un duelo que ya se ha convertido en un clásico en el Grupo VIII de la Tercera División del fútbol español.

Aunque suene a tópico, será un partido en el que todo puede pasar. Los encuentros entre conjuntos de una misma ciudad o provincia igualan las fuerzas sobre el terreno de juego. Las diferencias que a priori hay en la previa de un choque de estas características suelen desaparecer una vez saltan al campo los veintidós protagonistas. Más si cabe en esta ocasión, donde las condiciones climatológicas de las últimas semanas han tenido una incidencia directa en la preparación de ambos conjuntos.

Imagen del encuentro de la primera vuelta entre Real Ávila y Cultural Cebrereña. (Foto: Diario de Ávila).

El momento actual de los de la capital amurallada es toda una incógnita por varios motivos. Por un lado, los encarnados no disputan un choque oficial desde el pasado 23 de diciembre, un mes sin competir que puede pasar factura. Por otro lado, la nevada del día de Reyes ha obligado al Real Ávila a suspender los encuentros ante la Arandina y el San José y a no poder entrenar con normalidad en ninguno de los campos de fútbol de la ciudad. Además, el derbi provincial será el debut de Miguel Ángel Miñambres en el banquillo encarnado, un técnico que tendrá su primera prueba de fuego en uno de los campos más complicados de la categoría castellano y leonesa, donde no podrá estar Josito por sanción.

Pero si dudas hay en el seno de los encarnados, éstas también están presentes en la familia de los de Cebreros. Al igual que los de la capital amurallada, los de la provincia abulense tampoco han podido entrenar con normalidad durante las dos últimas semanas y han tenido que aplazar su partido ante el Burgos Promesas 2000. No será el único inconveniente para los de Pepe García, quién no podrá contar por sanción con tres de sus titulares: Fer Albín, Juanma y Quirós. A su favor cuenta la buena marcha del equipo verdiblanco, que vive un momento dulce tras firmar la mejor primera vuelta en categoría nacional.

El derbi provincial de la primera vuelta finalizó con empate a cero, un choque donde el Ávila, que falló dos penaltis, mereció más y que para la Cebre, que sumó su primer punto de la temporada, fue un punto de inflexión para creer en sus posibilidades después de un inicio de curso con dudas. Aunque parece que los de la provincia han tomado el pulso a los de la capital en su casa en los últimos enfrentamientos, en los duelos anteriores ha habido de todo: victorias de los locales como las de las temporadas 2010-2011 (3-1), 2014-2015 (4-2) y 2016-2017 (3-1); el empate a uno de la campaña 2013-2014; o los triunfos visitantes por 1-3 en los cursos 2005-2006 y 2008-2009.

¿Se impondrá la superioridad que a priori existe del Real Ávila Club de Fútbol  sobre la Cultural y Deportiva Cebrereña? ¿El buen momento de los locales decantará el derbi provincial para sus intereses? ¿La necesidad de ganar para no descolgarse de la zona noble de la clasificación será el mejor aliado de los visitantes? ¿Se cumplirá aquello de a entrenador nuevo victoria segura? Todas estas preguntas tendrán su respuesta este domingo 21 de enero a partir de las 16’30 horas en el estadio municipal El Mancho-Ángel Sastre.

El éxito del partido a partido

30 Nov

La Cultural Deportiva Cebrereña está siendo el equipo revelación del Grupo VIII de la Tercera División esta temporada. Contra todo pronóstico y con uno de los presupuestos más bajos de la categoría, los verdiblancos ocupan la sexta posición de la tabla clasificatoria tras la disputa de dieciséis jornadas. Una situación de privilegio que todos hubieran firmado al principio del curso en Cebreros.

Tras sumar la mejor puntuación en una primera vuelta de su historia en división nacional, la cual puede aumentar todavía más en los tres choques que restan para finalizar la misma, el objetivo de mantener un año más la categoría parece muy encarrilado. A pesar de que la palabra play off se ha relacionado esta semana con el club verdiblanco en varios medios de comunicación, Pepe García se ha encargado de evitar triunfalismos.

Plantilla de la Cultural Deportiva Cebrereña para la temporada 2017/2018.

El entrenador abulense, máximo responsable de un proyecto deportivo que cumple su quinta temporada consecutiva en el Grupo VIII de la Tercera División, lo tiene claro. La clave del éxito solo tiene una fórmula: trabajo, trabajo y trabajo. Todo ello sin mirar más allá de ese partido a partido tan de moda en el fútbol español. Así han logrado la permanencia en las campañas anteriores. Así deben alcanzar la salvación este año. Y lo que venga de más será un premio para disfrutar.

Una temporada más, la Cebre ha basado su proyecto en un grupo de futbolistas abulenses que encuentran en el club verdiblanco un motivo para jugar al fútbol de manera semiprofesional y seguir vinculados al mundo del deporte rey. Las bajas de jugadores importantes en campañas anteriores, como los casos de Piru, Jota,  Juankar o Juan, hacían pensar que harían mella en el conjunto de Cebreros, que era uno de los candidatos al descenso en las quinielas de muchos.

Sin embargo, los futbolistas que ya estaban han dado un paso al frente, como por ejemplo Juli, Diego Quirós o Víctor González,  y los que han llegado, en su mayoría procedentes de la categoría juvenil, se han adaptado de manera formidable al equipo y a la categoría, como son los casos de Sergio Mayorga, Fer Albín o Sergio Perdiguero. Todo ello se ha unido al buen nivel que están dando los veteranos del equipo: Ruba, Súper, Mario, Chino Zapatera o David Terleira.

El resultado de este cóctel no ha podido ser mejor. Tras un inicio dubitativo, los de Pepe García se han mostrado con un equipo con unas señas de identidad propias que está compitiendo en todos los encuentros independientemente de la entidad del rival. La Cebre ha rascado puntos en los partidos frente a los gallitos del grupo castellano y leonés y ha ganado los enfrentamientos ante los rivales de su ‘liga’. Esto se ha traducido en veintiséis puntos, quince sobre la zona de descenso, que son un auténtico tesoro a estas alturas del campeonato doméstico.

Además, los verdiblancos han cumplido con nota en un tramo de calendario en el que no han podido contar con David Terleira, cuyos goles han tenido un gran peso en las permanencias de campañas anteriores. Sin su pichichi sobre el terreno de juego por lesión, los de Cebreros han sumado una magnífica racha de dos empates y cinco victorias consecutivas gracias a los goles de Juli, Diego Quirós, Sergio Mayorga o Chino Zapatera.

Este domingo 3 de diciembre recibirán a La Bañeza a partir de las 16 horas en el municipal El Mancho-Ángel Sastre. ¿Y el siguiente choque? Nadie ha mirado el calendario en Cebreros para ver cuál es. Y si alguien tiene la tentación de echar un ojo para ver quien será ese rival, ya se encargará Pepe García de devolverlo al redil del partido a partido que tan buenos frutos está dando esta temporada.

Un derbi que ya es un clásico

6 Sep

Semana de derbi provincial. El Real Ávila Club de Fútbol recibirá a la Cultural y Deportiva Cebrereña este próximo domingo 10 de septiembre a partir de las 17 horas en el estadio municipal Adolfo Suárez. Quizá el duelo llega demasiado pronto, jornada 3 del Grupo VIII de la Tercera División, y con dos dinámicas completamente opuestas. Mientras que los encarnados han tenido un arranque del campeonato doméstico ilusionante, los verdiblancos todavía no han sumado ningún punto en su casillero.

En el Real Ávila todo son buenas noticias. Por un lado, los resultados obtenidos por los de la capital amurallada, con un empate, que debieron ser tres puntos ante uno de los gallitos de la competición como la Arandina, y una victoria fuera de casa en la primera salida lejos del Adolfo Suárez, cuando el pasado curso hubo que esperar al mes de marzo (jornada 29) para ver el primer triunfo de los encarnados como visitantes, prometen un año interesante donde los abulenses tienen el objetivo de regresar a la zona noble de la tabla clasificatoria.

Real Ávila y Cultural Cebrereña llegan al derbi provincial con dinámicas opuestas. (Foto: Diario de Ávila).

Por otro lado, el nuevo técnico parece haber caído de pie en el Real Ávila. La llegada de César Jiménez cuenta con el agrado de los aficionados, como pudo verse en el apoyo que se dio al equipo en la primera jornada liguera, y con la confianza de una plantilla que se intuye que tiene muy claro lo que quiere el técnico abulense de cada uno de ellos, tanto los futbolistas que continúan de la pasada temporada como los que han aterrizado este año en el Adolfo Suárez.

Por el contrario, el inicio de los de Cebreros está siendo más complicado que el de los de la capital abulense. La falta de efectivos, algunos jugadores todavía no han podido ponerse a las órdenes de Pepe García en los entrenamientos y partidos con regularidad, como son los ejemplos de Súper o Víctor González, se ha dejado notar en el inicio del campeonato doméstico de los de la provincia.

A pesar de estos inconvenientes, la Cultural Cebrereña da la sensación de que un año más volverá a vender cara cada derrota. Tan sólo cayó por la mínima ante el Burgos Promesas 2000 en el estreno liguero en Castañares, una salida que afrontó sin jugadores en el banquillo, mientras que el pasado domingo perdía por 2-3 con el filial del Club Deportivo Numancia con la sensación de haber regalado la primera mitad y estando muy cerca de haber salvado al menos un punto en el municipal El Mancho-Ángel Sastre.

En cuanto a los enfrentamientos entre encarnados y verdiblancos en la capital amurallada en competición oficial dentro del Grupo VIII de la Tercera División, abulenses y cebrereños se han medido en seis ocasiones en el Adolfo Suárez. Y ha habido de todo: victorias de los locales como las de las temporadas 2005-2006 (3-0), 2008-2009 (3-2), 2013-2014 (5-1) y 2016-2017 (1-0); el empate a cero de la campaña 2010-2011; o el triunfo visitante por o-1 en el curso 2014-2015.

A pesar de todos estos datos, cuando el balón se ponga a rodar el próximo domingo de poco valdrán las estadísticas. En nada influirá la historia de ambos clubes. Los diferentes presupuestos y características de los jugadores de cada equipo pasarán a un segundo plano en un derbi provincial que ya se ha convertido en un clásico. Además, ambos conjuntos contarán con el apoyo de sus fieles en las gradas en un partido en el que se espera una buena entrada. Y, como ya se sabe, en este tipo de choques todo puede pasar.

Arriba el telón

24 Ago

Se acabaron las pruebas. Tras seis semanas de intensa pretemporada para su puesta a punto, los veinte equipos que conforman el Grupo VIII de la Tercera División comienzan este fin de semana una campaña que se presume apasionante por el nivel de los participantes. Un curso más, Real Ávila Club de Fútbol y Cultural Deportiva Cebrereña serán los dos representantes de la provincia abulense en categoría nacional.

Bajo el lema ‘Un equipo, una ciudad’, el Real Ávila debutará ante la Arandina, uno de los gallitos del fútbol castellano y leonés que descendía la pasada temporada de la Segunda División B, en el estadio municipal Adolfo Suárez. La intención es empezar con buen pie una campaña en la que los encarnados quieren volver a instalarse entre la clase alta del Grupo VIII de la Tercera División y recuperar el protagonismo que tuvo en otras épocas.

Nueva temporada para Real Ávila y Cultural Cebrereña en el Grupo VIII de Tercera División. (Foto: Deportesavila.com).

Para lograr este objetivo, el conjunto de la capital amurallada ha cambiado al inquilino de su banquillo, donde César Jiménez toma el relevo de José Manuel Jimeno; ha mantenido el bloque de la pasada temporada, con las renovaciones de Julen, Chispi, Garrido, Josito, Mamadou, Llorián, Jesús Sánchez, Roa, Isma, Javi de Mesa, Rubén Ramiro, Roberto, Edu e Iván Vila; y se ha reforzado el fin de dar un salto de calidad a su plantilla, con los fichajes de Oli, Raúl Arroyo, Jota, Modia, Piscu, Domenech, Diallo Aladji Issa y Etienne Wala Zock.

Por su parte, la Cultural Deportiva Cebrereña comenzará su quinta temporada consecutiva en categoría nacional rindiendo visita al Burgos Promesas 2000. El objetivo de partida de los de Cebreros es lograr la salvación sin las apreturas de cursos anteriores. Para conseguirlo, el conjunto verdiblanco repite la fórmula con la que ha logrado el éxito anteriormente: hacer un bloque con jóvenes promesas del fútbol abulense de las que Pepe García debe sacar el máximo rendimiento. No lo tendrán fácil en un año donde los verdiblancos han perdido nombres importantes como Juan, Juankar, Jota o Piru.

Equipos históricos como Real Ávila, Zamora y Real Burgos; conjuntos con plantillas hechas para lograr el ascenso como Unionistas de Salamanca, Atlético Astorga, Arandina y Salmantino; clubes clásicos en el grupo castellano y leonés como La Virgen del Camino, Sporting Uxama, Atlético Bembibre, Cristo Atlético, Atlético Tordesillas, Numancia B, La Bañeza y Almazán; y equipos que lucharán hasta el último minuto para quedarse en la categoría como Cultural Deportiva Cebrereña, Bupolsa, Burgos Promesas 2000, San José y Becerril, tienen por delante treinta y ocho jornadas para lograr los objetivos marcados en cada caso. El nivel de los participantes presume un año apasionante en el Grupo VIII de la Tercera División. Arriba el telón. Que empiece el espectáculo.

Cierre a la 2016/2017

6 Jun

El balompié abulense ha echado el cierre a la temporada 2016/2017. Como cada mes de junio, es el momento de hacer balance. Como en botica, ha habido de todo. Proyectos ganadores que han rendido por debajo de las expectativas generadas. Permanencias logradas con más o menos sufrimiento. Y descensos que no entraban en los planes de sus protagonistas al comienzo del curso.

Una de las decepciones ha llegado de la mano del Real Ávila. Si bien es cierto que el conjunto encarnado ha finalizado en séptima posición en su regreso al Grupo VIII de la Tercera División, las expectativas generadas desde la zona noble del Adolfo Suárez para esta campaña han dejado fría a la parroquia encarnada. El conjunto de la capital amurallada se ha visto lastrado por los malos resultados como visitantes y la mala relación entre la grada y José Manuel Jimeno, si bien es cierto que en la segunda parte del campeonato sus números han sido de equipo de play off. Los encarnados ya trabajan en el nuevo proyecto para la 2017/2018.

Balance positivo de los clubes de fútbol abulenses en la 2016/2017. (Foto: Diario de Ávila).

El resto de resultados de los conjuntos abulenses pueden ser considerados como positivos. Los dos éxitos más significativos han llegado de la mano de la Cultural Deportiva Cebrereña y el equipo juvenil del Colegios Diocesanos. Los primeros, bajo la dirección de Pepe García, han salvado la categoría en el Grupo VIII por cuarto año consecutivo. Los verdiblancos han vuelto a demostrar que se puede hacer un equipo competitivo con futbolistas de la tierra, aunque los descensos de equipos castellanos y leoneses desde Segunda División B han hecho sufrir más de lo esperado a la parroquia de El Mancho-Ángel Sastre.

Por su parte, los segundos han logrado una permanencia histórica en la División de Honor. Los de Alberto Somoza, que no seguirá la próxima campaña en el banquillo, se han convertido en el primer club de la provincia abulense en mantenerse en la máxima categoría juvenil del fútbol español. Además, los colegiales han estado a lo largo de toda la temporada fuera de los puestos de descenso, todo un logro para unos futbolistas que tenían su primera experiencia en la División de Honor, y han competido ante todos los rivales, muchos de ellos filiales de conjuntos de Primera y Segunda División.

Un peldaño más abajo, en la Primera División Regional de Aficionados, no han ido bien las cosas. En su primera experiencia, el conjunto senior del Colegios Diocesanos ha finalizado en una más que meritoria cuarta posición. Sin embargo, el buen inicio en los puestos altos de la clasificación y los objetivos marcados desde la directiva, que apuntaban al ascenso a categoría nacional, han dejado un poco escaso el resultado final. Por su parte, el Bosco de Arévalo ha descendido a Provincial en un año donde los de La Moraña han tenido muchos problemas para sacar adelante el proyecto deportivo. Su puesto podrá ser ocupado por el Deportivo Arenas si hace efectivo su ascenso tras ganar la Liga Provincial.

En cuanto a la categoría Regional juvenil ha habido de todo. Destaca el ascenso del filial del Colegios Diocesanos a Liga Nacional, otra muestra del buen trabajo que el club amarillo lleva realizando desde hace años en las categorías inferiores. Zona Norte y Real Ávila seguirán un año más en la división tras lograr la permanencia con algún que otro sufrimiento. Y en la cara opuesta está la Casa Social Católica, cuyo descenso será cubierto por el Deportivo Arenas, que se proclamaba campeón en la Primera División Provincial.

En el apartado de fútbol femenino encontramos al equipo de fútbol sala Eclipse, que firmaba una gran campaña finalizando en una magnífica sexta posición en la Primera División Regional y con su jugadora Marta Delgado como pichichi de la competición con 26 goles. Por su parte, la Casa Social Católica no podía cumplir su sueño de regresar a Segunda División tras acabar en segunda posición tras el León Fútbol Femenino, aunque el buen año de las verdiblancas hace ser optimistas de cara al próximo curso.

Por último, durante estas semanas, diferentes representantes de clubes abulenses del fútbol base se encuentran inmersos en las fases regionales, donde algún ascenso sería una buena guinda para el pastel de la temporada 2016/2017. Mientras que el Real Ávila busca este objetivo en categoría cadete, el Deportivo Arenas, el Bosco de Arévalo y Colegios Diocesanos hacen lo propio en infantil, alevín y benjamín, respectivamente.

Permanencia virtual

17 Abr

Llegar a los 40 puntos siempre ha sido suficiente para lograr la permanencia en el Grupo VIII de la Tercera División. Los dos representantes de la provincia abulense, Real Ávila Club de Fútbol y Cultural Deportiva Cebrereña, ya han sumado dicha cifra en su casillero a falta de cuatro jornadas para finalizar el campeonato doméstico y virtualmente han logrado la salvación.

Sin embargo, la igualdad existente esta temporada y los posibles arrastres de la Segunda División B, que pueden oscilar entre uno y cuatro equipos castellanos y leoneses,  hace que ambos deban todavía dar un último empujón para certificar matemáticamente su participación en categoría nacional la próxima campaña.

Real Ávila y Cultural Cebrereña están virtualmente salvados. (Foto: David Castro, Diario de Ávila).

En el caso del Real Ávila, su presencia en el Grupo VIII de la Tercera División la temporada 17-18 está casi asegurada. Tras un año donde la irregularidad mostrada por los encarnados lejos del estadio Adolfo Suárez, con unos números que han impedido a los de la capital amurallada optar a cotas más altas, el Ávila no ha fallado en el tramo decisivo. Cinco victorias en las últimas siete jornadas, tres de ellas consecutivas, han sido suficientes para hacer los deberes a tiempo.

Situado en séptima posición con 45 puntos, sumar tres más, incluso alguno menos, puede ser suficiente para certificar matemáticamente la salvación. Para ello, los encarnados tendrán cuatro oportunidades ante Cristo Atlético y La Bañeza, como locales, y Atlético Bembibre y Zamora, como visitantes. Aunque lejos de los fríos números, cerrar la temporada con buenas sensaciones puede ser el primer paso para empezar con buen pie la siguiente campaña.

Más complicada parece ser la situación de la Cultural Cebrereña. Los verdiblancos son actualmente decimocuartos con 40 puntos, seis más que los puestos de descenso directo a la Primera División Regional de Aficionados. Sin embargo, los posibles descensos de conjuntos castellano y leoneses y un calendario complicado, donde los de Cebreros visitarán a Unionistas de Salamanca y Gimnástica Segoviana y recibirán en El Mancho a Atlético Astorga y La Virgen del Camino, no permite ningún tipo de relajación.

Los de Pepe García han demostrado a lo largo de la temporada que pueden plantar cara a cualquier rival y siempre han estado fuera de la zona peligrosa de la tabla clasificatoria, lo que hace ser optimista sobre su futuro. Pero la falta de gol le ha privado de sumar algún que otro punto más que le hubiera permitido afrontar con mayor tranquilidad el último mes del campeonato. A pesar de ello, todos confían en su presencia un año más en el Grupo VIII de Tercera División, donde repetiría como representante de la provincia junto al Real Ávila.

Dinámicas opuestas

26 Ene

La segunda vuelta del Grupo VIII de la Tercera División ya ha comenzado. La cuenta atrás de la competición ha puesto en marcha su cronómetro. Por delante 16 jornadas donde los 48 puntos en juego cobrarán más importancia que nunca en una temporada donde la igualdad entre todos los conjuntos castellano y leoneses ha sido la tónica predominante durante la primera parte del campeonato doméstico.

Los dos equipos de la provincia, Real Ávila y Cultural Deportiva Cebrereña, han llegado al ecuador de la competición con dinámicas completamente opuestas. Mientras que los de la capital amurallada se encuentran en el mejor momento de la temporada, donde parecen ir de menos a más, los de Cebreros están pasando por una crisis de resultados, que ha llevado a los verdiblancos de una situación cómoda en la tabla a asomarse a los puestos de peligro de la clasificación.

Real Ávila

El Real Ávila pasa por su mejor momento de la temporada. (Foto: David Castro, Diario de Ávila).

Tras un comienzo muy irregular, el Ávila parece comenzar a tomarle la medida a esta campaña. Bien es cierto que los abulenses continúan con la asignatura pendiente de ganar lejos del estadio Adolfo Suárez, pero en casa, los de José Manuel Jimeno comienzan a mostrarse como el equipo fiable y con gran potencial en ataque que la parroquia encarnada esperaba de los suyos al inicio de curso.

Quizá ha habido demasiados nervios y situaciones extradeportivas en el primer tramo del campeonato. Como suele ocurrir en el fútbol, la llegada de resultados positivos parece haber calmado las aguas en el seno encarnado. Además, el equipo comienza a realizar partidos completos, como el del pasado fin de semana ante el San José, donde los de la capital amurallada sumaba su victoria 1.100 en competición oficial y marcaban su gol número 2.200 en la Tercera División.

La victoria 1.100 del Real Ávila ha llegado 73 años después de la primera, que cosecharon los encarnados por 2-0 ante el Imperio Madrid en la primera jornada que disputaban en la Tercera División en 1944. Otras victorias redondas fueron la número 100, lograda por 3-0 frente al Leganés en 1954, y la número 500, conseguida por 2-0 ante el Urbis en 1981.

En el lado opuesto encontramos a la Cebrereña. Si bien es cierto que los de Pepe García están compitiendo bien en todos sus partidos, la falta de puntería en los metros finales se está notando en los puntos sumados en el casillero de los verdiblancos. Los de Cebreros tan sólo han cosechado 4 de los últimos 30 puntos en juego, un bagaje muy pobre que ha llevado a la Cebre de ocupar el quinto puesto a asomarse al precipicio de los puestos de descenso.

Al igual que ha sucedido con el Real Ávila, sumar dos o tres victorias traerá la calma al municipal El Mancho-Ángel Sastre. Los puntos darán la tranquilidad necesaria a un equipo que este año ha demostrado que puede ganar en cualquier campo y ante cualquier rival y tener una campaña más cómoda en el tramo final que las vividas en sus anteriores experiencias en categoría nacional.

Como sucede todos los años, el mes de febrero será clave de cara al desenlace final. Tras él llegarán los últimos diez partidos de liga, donde, como decía Luis Aragonés, se decide todo. Si abulenses y cebrereños son capaces de sumar 10 de los 16 puntos en juego antes de llegar al tramo decisivo, afrontarán éste sin excesivas apreturas para sellar la permanencia un año más en el Grupo VIII de la Tercera División. Si fuera al contrario, ambos deberán estar pendientes de la calculadora en un año donde se presume un final liguero de infarto.