Archivo | enero, 2017

Dinámicas opuestas

26 Ene

La segunda vuelta del Grupo VIII de la Tercera División ya ha comenzado. La cuenta atrás de la competición ha puesto en marcha su cronómetro. Por delante 16 jornadas donde los 48 puntos en juego cobrarán más importancia que nunca en una temporada donde la igualdad entre todos los conjuntos castellano y leoneses ha sido la tónica predominante durante la primera parte del campeonato doméstico.

Los dos equipos de la provincia, Real Ávila y Cultural Deportiva Cebrereña, han llegado al ecuador de la competición con dinámicas completamente opuestas. Mientras que los de la capital amurallada se encuentran en el mejor momento de la temporada, donde parecen ir de menos a más, los de Cebreros están pasando por una crisis de resultados, que ha llevado a los verdiblancos de una situación cómoda en la tabla a asomarse a los puestos de peligro de la clasificación.

Real Ávila

El Real Ávila pasa por su mejor momento de la temporada. (Foto: David Castro, Diario de Ávila).

Tras un comienzo muy irregular, el Ávila parece comenzar a tomarle la medida a esta campaña. Bien es cierto que los abulenses continúan con la asignatura pendiente de ganar lejos del estadio Adolfo Suárez, pero en casa, los de José Manuel Jimeno comienzan a mostrarse como el equipo fiable y con gran potencial en ataque que la parroquia encarnada esperaba de los suyos al inicio de curso.

Quizá ha habido demasiados nervios y situaciones extradeportivas en el primer tramo del campeonato. Como suele ocurrir en el fútbol, la llegada de resultados positivos parece haber calmado las aguas en el seno encarnado. Además, el equipo comienza a realizar partidos completos, como el del pasado fin de semana ante el San José, donde los de la capital amurallada sumaba su victoria 1.100 en competición oficial y marcaban su gol número 2.200 en la Tercera División.

La victoria 1.100 del Real Ávila ha llegado 73 años después de la primera, que cosecharon los encarnados por 2-0 ante el Imperio Madrid en la primera jornada que disputaban en la Tercera División en 1944. Otras victorias redondas fueron la número 100, lograda por 3-0 frente al Leganés en 1954, y la número 500, conseguida por 2-0 ante el Urbis en 1981.

En el lado opuesto encontramos a la Cebrereña. Si bien es cierto que los de Pepe García están compitiendo bien en todos sus partidos, la falta de puntería en los metros finales se está notando en los puntos sumados en el casillero de los verdiblancos. Los de Cebreros tan sólo han cosechado 4 de los últimos 30 puntos en juego, un bagaje muy pobre que ha llevado a la Cebre de ocupar el quinto puesto a asomarse al precipicio de los puestos de descenso.

Al igual que ha sucedido con el Real Ávila, sumar dos o tres victorias traerá la calma al municipal El Mancho-Ángel Sastre. Los puntos darán la tranquilidad necesaria a un equipo que este año ha demostrado que puede ganar en cualquier campo y ante cualquier rival y tener una campaña más cómoda en el tramo final que las vividas en sus anteriores experiencias en categoría nacional.

Como sucede todos los años, el mes de febrero será clave de cara al desenlace final. Tras él llegarán los últimos diez partidos de liga, donde, como decía Luis Aragonés, se decide todo. Si abulenses y cebrereños son capaces de sumar 10 de los 16 puntos en juego antes de llegar al tramo decisivo, afrontarán éste sin excesivas apreturas para sellar la permanencia un año más en el Grupo VIII de la Tercera División. Si fuera al contrario, ambos deberán estar pendientes de la calculadora en un año donde se presume un final liguero de infarto.

Un paso más

19 Ene

El Rugby Ávila Club sigue dando pasos en su corta pero intensa historia. Al principio sólo quedaban para entrenar. Más adelante comenzaron a disputar partidos amistosos. En la temporada 2013-2014 empezaron a jugar en competición oficial. Luego llegó la creación de los conjuntos de las categorías inferiores y el equipo femenino.

Esta campaña se ha clasificado para la fase de ascenso por primera vez en su historia. Encuadrado en el Grupo A de la Tercera División Regional de Madrid, el conjunto magenta ha finalizado la primera fase de la competición en cuarta posición, clasificándose para la siguiente ronda. En ella, los cinco primeros de los dos grupos lucharán por subir de categoría en una liguilla a una sola vuelta.

rugby

Rugby Ávila Club jugará la fase de ascenso. (Foto: Vanessa Garrido, Diario de Ávila).

El Rugby Ávila Club ha cumplido el objetivo que se había marcado para esta temporada, donde la restructuración de los grupos ha supuesto un aumento del nivel deportivo de todos los equipos participantes. Esta circunstancia, unida a los cambios en la plantilla de los abulenses, con varias altas llegadas de las categorías inferiores y nuevos estudiantes de la ciudad amurallada y algunas bajas por motivos laborales, se notó en los resultados del inicio del campeonato.

Sin embargo, con el paso de las jornadas, los chicos de José Ignacio Romero fueron afianzando su estilo de juego, tanto en defensa como en ataque, y las victorias comenzaron a llegar, finalizando esta primera fase de la competición doméstica con siete triunfos y tres derrotas.

Para esta segunda fase del campeonato, el técnico magenta espera “un nivel muy fuerte y potente con equipos históricos de Madrid que ofrecerán un rugby de mucha calidad”, una circunstancia que “va a ser un reto para nosotros, para crecer como equipo, aprender de los rivales y dar lo mejor de lo que sabemos”.

El Rugby Ávila Club comenzará la segunda fase recibiendo al Preventia MAD Rugby Boadilla este sábado 21 de enero a las 16’30 horas en el campo de la Ciudad Deportiva. El resto de rivales en la lucha por el ascenso serán Complutense Cisneros Palito V, IEU Athletics Boadilla, Sanitas Alcobendas Rugby C, Jabatos Móstoles C.F., Arquitectura Rugby C, CRC Pozuelo C, AD. Ingenieros Industriales Las Rozas B y Liceo Francés C.