Que empiece el espectáculo

18 Ago

El Grupo VIII de la Tercera División levantará el telón este fin de semana. El sábado, a las 18,30 horas, la Cultural Deportiva Cebrereña debutará recibiendo al Villaralbo en el municipal El Mancho-Ángel Sastre. Al día siguiente, el Real Ávila se estrenará rindiendo visita al Atlético Tordesillas en el estadio Las Salinas a partir de las 19’30 horas.

Se acabaron las pruebas. Cuando eche a rodar el balón, los primeros puntos del campeonato liguero ya estarán en juego. La pretemporada dará paso a la competición oficial. Las balas ya no serán de fogueo. Será el momento de conocer el estado de encarnados y verdiblancos tras cinco semanas de entrenamientos y partidos amistosos que han servido para la puesta a punto de ambos.

Real Ávila-Navalcarnero 16-17

El Real Ávila debutará ante el Atlético Tordesillas este domingo. (Foto: David Castro, Diario de Ávila).

A diferencia de temporadas anteriores, el conjunto de la capital amurallada ha realizado la pretemporada con el bloque de la plantilla al completo desde el primer día. Las sensaciones y los resultados en los encuentros de preparación han sido positivos. Los de José Manuel Jimeno han ganado a Unionistas de Salamanca (2-1) y Moscardó (3-0); han firmado tablas ante el Unión Adarve (1-1) y Pozuelo Alarcón (2-2); y han perdido ante el Navalcarnero (0-2) y Colegios Diocesanos (0-1).

Por su parte, la Cebrereña ha caído por la mínima ante el Toledo y La Granja y por 2-3 frente al Leganés B, que se adjudicaba el XLVIII Trofeo Adolfo Suárez; ha empatado a uno ante el juvenil del Colegios Diocesanos; y se ha impuesto por 6-5 frente el Atlético Valdeiglesias. Pepe García se ha centrado en trabajar con un bloque que repite casi al completo sin dar importancia a los resultados, que son lo de menos durante la preparación del tiempo estival.

Los objetivos de los dos conjuntos abulenses de cara a esta campaña que está a punto de comenzar son completamente opuestos. El Ávila, que regresa a categoría nacional tras su año en el infierno de la Regional, se ha marcado los play off de ascenso a Segunda División B como meta. La Cebre, que cumple su cuarta temporada consecutiva en el Grupo VIII, pretende sellar un año más la permanencia con el menor número de problemas posible.

Todo ello en una temporada en la que se espera un alto nivel futbolístico en el grupo castellano y leonés de Tercera División. Conjuntos históricos como el Real Ávila, Gimnástica Segoviana, Zamora, Atlético Astorga y el nuevo Unionistas de Salamanca, junto al resto de equipos clásicos que seguro venderán cara su derrota en cada choque, prometen una de las campañas más igualadas de los últimos años. Todo está preparado. Que empiece el espectáculo.

Fútbol, fútbol y más fútbol

10 Ago

El fútbol volverá a ser el gran protagonista de la temporada deportiva en Ávila y su provincia. Con el respeto del resto de modalidades, el rey volverá a ser el balompié. Junto al Real Ávila y la Cultural Deportiva Cebrereña, que militarán en el Grupo VIII de la Tercera División, otros clubes abulenses pondrán todo su esfuerzo y entrega con el objetivo de alcanzar las metas marcadas en cada caso.

Uno de los nombres con mayúscula a partir del mes de septiembre será el Colegios Diocesanos. Entre toda su cantera, destacan dos proyectos: el equipo juvenil y el conjunto senior. El primero, vuelve a la División de Honor tras dos décadas de ausencia. Los chicos de Somoza tienen ante sí el reto de intentar mantenerse en una categoría donde coincidirán con rivales de la entidad del Atlético de Madrid, Real Madrid, Rayo Vallecano o Real Valladolid.

Colegios Diocesanos juvenil 16-17

El juvenil del Colegios Diocesanos regresa a la División de Honor. (Foto: David Castro, Diario de Ávila).

El segundo, debutará en la Primera División Regional de Aficionados. Tras dos años de historia, con un ascenso fallido y el éxito de la pasada campaña en la Liga Provincial, el objetivo de los amarillos no puede ser más ambicioso: subir a Tercera División.

Así de claro fue el presidente del club, Alberto Zoilo Álvarez, en la presentación de la pretemporada en el Adolfo Suárez, municipal que compartirá con el Real Ávila para la disputa de sus encuentros. David de Blas ‘Zamorilla’ seguirá al frente de una plantilla que mantiene el bloque anterior y añade jugadores con experiencia como Javi o Vicente.

En la Regional, acompañará al conjunto colegial un histórico en la categoría: el Bosco de Arévalo. Un año más, los de la capital de La Moraña intentarán tener el menor número de problemas para lograr la salvación. También podría haberse sumado el Sotillo, descendido pero repescado por la Federación de Fútbol de Castilla y León, pero declinó la invitación del organismo regional ante la falta de una directiva que se hiciera cargo del proyecto.

En el fútbol base, serán varios los equipos que defiendan al fútbol abulense. Sin ningún representante en Liga Nacional tras el ascenso de los amarillos, en el Grupo A de la Primera División Regional juvenil competirán Real Ávila, Zona Norte, Casa Social Católica y Colegios Diocesanos B. Tras los descensos de los equipos infantil y cadete del Real Ávila, tampoco habrá ningún abulense en las divisiones regionales de estas dos categorías.

El fútbol femenino también volverá a la primera línea del deporte rey. La Casa Social Católica intentará pasar solo un año en el infierno y regresar esta misma temporada a la Segunda División. Su descenso afectó a su filial, que baja de la Primera División Regional a la Segunda. En fútbol sala femenino, el Eclipse Ávila volverá a competir en la Primera División Regional con el objetivo de igualar o superar el sexto puesto que logró en la 15-16.

Pero no acaba aquí la oferta sobre los terrenos de juego. Los equipos de los principales municipios abulenses en la Liga Provincial; las diferentes ligas Zasport de fútbol, fútbol 7 y fútbol sala; las diversas ligas locales en algunas localidades; o el campeonato del Pedro Pascual entre equipos de los barrios de la ciudad amurallada nos harán estar pendientes del balón cada fin de semana.

El grupo de la muerte

25 Jul

Real Ávila y Cultural Deportiva Cebrereña ya conocen el calendario que tendrán en el Grupo VIII de la Tercera División para la temporada 2016-2017. La competición, que comenzará el fin de semana del 20 y 21 de agosto, se presenta como una de las más igualadas y con más nivel de los últimos años en el fútbol castellano y leonés.

La presencia de cuatro equipos de capitales de provincia, como son Ávila, Salamanca, Segovia y Zamora; conjuntos de localidades cabecera de comarca como Astorga, Bembibre, Tordesillas o La Bañeza; los filiales de Numancia y Mirandés, ambos de Segunda División; clásicos en la categoría como La Virgen del Camino, Cebrereña, Villaralbo, Almazán, Burgos Promesas 2000, Beroil Bupolsa, Sporting Uxama, Cristo Atlético y Villamuriel; y el debutante San José auguran un año emocionante.

Pretemporada Real Ávila

Inicio de los entrenamientos de pretemporada del Real Ávila. (Foto: Lola Ortiz, Diario de Ávila).

Los de la capital amurallada iniciarán el curso visitando al Atlético Tordesillas en Las Salinas, club vallisoletano que hace unos días anunciaba el fichaje del delantero ex encarnado Gustavo. Sietes días después recibirá al Beroil Bupolsa en su primer choque en el municipal Adolfo Suárez. El Ávila cerrará la temporada ante el Zamora en el estadio Ruta de la Plata.

Además, los abulenses tienen marcadas en rojo las fechas de los enfrentamientos ante la Cultural Cebrereña y la Gimnástica Segoviana. El derbi provincial se jugará en Cebreros el 18 de septiembre y en Ávila el 5 de febrero. En cuanto al clásico del Grupo VIII, los de la capital amurallada recibirán a los del Acueducto el 9 de octubre y visitarán Segovia el 26 de febrero.

Por su parte, la Cebre afronta su cuarta temporada consecutiva en categoría nacional con las mismas ganas e ilusión que las anteriores. Los verdiblancos darán el pistoletazo de salida recibiendo al Villaralbo. El siguiente fin de semana jugarán el primer choque lejos de El Mancho-Ángel Sastre ante el Burgos Promesas 2000. Los de Cebreros cerrarán la campaña en casa frente a La Virgen del Camino.

En cuanto a la pretemporada, tanto abulenses como cebrereños comenzaron los entrenamientos la semana pasada. El nuevo Real Ávila ya tiene cerrada su plantilla, cuya mitad está compuesta por los renovados del equipo del ascenso y la otra por unos fichajes que deben dar el salto de calidad necesario para estar entre la clase noble. Tras disputar este domingo el primer amistoso ante el Unión Adarve, con empate a uno, los de José Manuel Jimeno se medirán al Unionistas de Salamanca (27 de julio, 20 h.), Pozuelo (3 de agosto, 20 h.), Moscardó (10 de agosto, 20 h.), Navalcarnero (13 de agosto, 10,30 h.) y Colegios Diocesanos (17 de agosto, 20 h.), todos ellos en el municipal Adolfo Suárez.

La Cebrereña echaba a rodar el balón con el grueso de la plantilla de la pasada temporada como la mejor carta de presentación y el fichaje más destacado. Con las únicas bajas de Javi y Vicente, los de Cebreros se han reforzado con Diego Quirós y Víctor González. Además, como en anteriores veranos, Pepe García contará con varios jugadores juveniles a prueba con el objetivo de que sean parte del proyecto verdiblanco en categoría nacional. A falta de cerrar otros dos choques amistosos, la Cebre jugará frente al Toledo (30 de julio), La Granja (6 de agosto), Leganés (13 de julio) y el juvenil del Colegios Diocesanos (17 de agosto) antes de empezar la competición.

Una temporada más

4 Jul

Pepe García será el entrenador de la Cultural Deportiva Cebrereña en la temporada 16/17. Sin lugar a ninguna duda, es la mejor noticia que podía producirse para los intereses del club verdiblanco. La renovación del técnico abulense, que cumplirá su sexta campaña en el banquillo del municipal El Mancho-Ángel Sastre, supone la continuidad de un proyecto deportivo con el que los de Cebreros se han asentado en el Grupo VIII de la Tercera División.

La buena nueva asegura la continuidad del grueso de la plantilla, la cual ha demostrado las tres últimas temporadas que con trabajo y esfuerzo el objetivo de la permanencia es posible. Además, entre las renovaciones de los futbolistas que volverán a vestir la elástica verdiblanca, ya está confirmada la del goleador David Terleira, que el pasado curso se llevaba el trofeo Pichichi gracias a sus 27 dianas.

Pepe García ha renovado una temporada más como técnico de la Cultural Deportiva Cebrereña.

Pepe García cumplirá su sexta temporada en la Cebrereña. (Foto: Diario de Ávila).

En cuanto a las salidas, hasta el momento tan sólo sabemos que no continuarán en la Cebre el defensa Javi y el delantero Vicente. Los dos ex encarnados han sido los primeros fichajes del proyecto que el equipo senior del Colegios Diocesanos está preparando para su debut en la Primera División Regional de Aficionados, una aventura donde el ascenso a categoría nacional está en la cabeza de los máximos responsables del conjunto estudiantil.

A pesar de haber sonado con mucha fuerza como candidato para dirigir a la Gimnástica Segoviana durante las últimas semanas, García confirmaba hace unos días su renovación por una campaña más con los de Cebreros. Allí llegó en la 11/12, tras haber sido segundo entrenador del Real Ávila con José ‘Chino’ Zapatera y José Manuel Manzano. Sus números lo dicen todo. En su primer año, fue tercero en la Regional y se quedó a las puertas del ascenso. A la segunda no falló, ganó la liga y subió a Tercera División.

En su tercera temporada, la empresa era más complicada. La Cebrereña arrancaba la 13-14 en busca de una permanencia que se había resistido en sus tres anteriores temporadas en categoría nacional: 05-06, 08-09 y 10-11. No sólo lo consiguió esa campaña, sino que el técnico abulense repitió el éxito en la 14-15 y la 15-16. Anteriormente, el hito de mantener a un conjunto de la provincia abulense en Tercera División tan sólo lo había conseguido el ‘Chino’ Zapatera como entrenador de Las Navas en la 2000-2001.

Un año más, la Cebre tendrá como objetivo principal una salvación que la permita continuar creciendo en el grupo castellano y leonés. Cuanto antes se consiga, mejor. No será fácil en una temporada donde los verdiblancos tendrán que volver a competir con conjuntos históricos de la talla del Real Ávila, Zamora, Gimnástica Segoviana, Atlético Astorga o Unionistas de Salamanca, equipo que quiere tomar el relevo de la desaparecida U.D.S. en la capital del Tormes. Con la continuidad de García, el primer paso para lograrlo está dado.

Nuevo capitán encarnado

15 Jun

La nave del Real Ávila ya tiene nuevo capitán. Finalmente, José Manuel Jimeno Roldán (Madrid, 1973) ha sido el nombre elegido para dirigir el proyecto del club encarnado en su regreso al Grupo VIII de la Tercera División, una noticia que llegaba esta semana junto a las renovaciones de jugadores, los primeros fichajes y los nombramientos que compondrán el Consejo de Administración.

El nuevo míster del conjunto de la ciudad amurallada ha desarrollado la mayoría de su carrera deportiva en la Comunidad de Madrid, primero como futbolista y después desde los banquillos. Como jugador, militó en diferentes equipos como el Rayo Vallecano, Conquense, Alcorcón o San Fernando. Ya como técnico, el madrileño ha pasado por los banquillos del Atlético de Madrid, Getafe, Rayo Vallecano, Parla y Alcobendas Levitt.

Presentación José Manuel Jimeno

Carlos González, José Manuel Jimeno y Carlos Rojas, durante la presentación. (Foto: David Castro, Diario de Ávila).

Sus primeros triunfos como entrenador le llegaron en los conjuntos juveniles del Atlético de Madrid y el Rayo Vallecano, proclamándose con ambos equipos campeón de la División de Honor. Tras estos éxitos, Jimeno Roldán se hizo cargo del filial del club de Vallecas, manteniéndolo durante tres temporadas en la Segunda División B con buenos resultados.

Su siguiente destino fue el Parla, al que dejo en la zona media del grupo madrileño de Tercera División tras recibir la llamada de otro filial, en este caso el del Getafe, también en la categoría de bronce del fútbol español, al que salvó en los últimos ocho encuentros de liga. Los azulones le ofrecieron la renovación, pero la declinó tras aceptar hacerse cargo del proyecto del Alcobendas en la Regional Preferente, donde ha sido tercero y está a la espera de si el Navalcarnero sube a Segunda B para lograr el ascenso a categoría nacional.

El primer reto importante lejos de Madrid lo tendrá en el Real Ávila, club que en palabras de su nuevo director deportivo, Carlos González, tendrá como objetivo finalizar entre los cuatro primeros clasificados en la nueva campaña. No será fácil, pues el próximo curso, a falta de ver si sube o no el Palencia, conjuntos como el Atlético Astorga, Zamora, Gimnástica Segoviana o Unionistas tendrán las mismas intenciones que los encarnados. Para ello, el entrenador madrileño comenzará la pretemporada con la nueva plantilla a partir del 18 de julio.

El nuevo míster aplicará carácter, disciplina táctica y gusto por el fútbol rápido, características de un técnico al que le gusta mantener una relación muy cercana con el futbolista con el fin de sacar todo su talento. En su presentación, Jimeno se mostró “ilusionado ante un proyecto deportivo ambicioso”, tras señalar que apostará “por un estilo que nos haga ganar partidos”. “Primero tendremos que consolidarnos sin renunciar a nada”, añadió el técnico madrileño, apuntando que “será la competición la que nos acabe colocando donde merezcamos”.

Con respecto a la temporada pasada, Jimeno Roldan ya sabe que contará, al menos, con ocho de los futbolistas que lograron el ascenso, tras haber renovado ya los porteros Marcos y Chispi; los defensas Llorián, Josito y Garrido; el centrocampista Zaka; y los delanteros Edu y Roberto. A ellos, se han sumado los dos primeros fichajes, el medio abulense Ángel Encinar, que recala en el club de su tierra tras pasar por el Atlético de Madrid, Rayo Vallecano y Numancia, y el defensa tinerfeño Marcos Marreo, también procedente del filial soriano.

Pero no son los únicos movimientos que durante las últimas semanas ha habido en los despachos del Adolfo Suárez. Este lunes, las oficinas del estadio municipal acogían la celebración de la Junta General Ordinaria y Extraordinaria de Accionistas, en la que se conocían los nombramientos de los nuevos miembros del Consejo Administración, que queda compuesto por Julio Arranz Martínez (consejero delegado), Carlos Javier Rojas Ruiz (presidente), Álvaro Carrillo (vicepresidente) y Rosa Sanz (secretaria).

Además, en dicho encuentro, el club encarnado aprobaba las cuentas de la temporada 2014/2015 y una ampliación de capital de 150.000 euros para la 2016/2017, dejando aplazada la decisión sobre el proyecto de la ciudad deportiva, punto en torno al que actualmente “existen varias alternativas pero por ahora ninguna cerrada”. Quizá, las buenas palabras dadas desde el Consistorio abulense al principio, no están siendo acompañadas de los hechos necesarios para seguir adelante con el mismo. Esperaremos acontecimientos.

Craso error

1 Jun

Ángel Becerril no será el entrenador del Real Ávila Club de Fútbol en la temporada 2016/2017. En la tarde del pasado jueves, los nuevos dueños del club encarnado comunicaban al míster abulense, mediante una llamada telefónica, que no contaban con sus servicios como máximo responsable técnico del primer equipo para el próximo curso.

La noticia pillaba por sorpresa a muchos. Entre ellos, a los aficionados, quienes habían mostrado en diferentes redes sociales su deseo de que el conjunto de la capital amurallada renovara al entrenador que había devuelto al equipo a la Tercera División. En mi opinión, la decisión, respetable por supuesto, es un error por diferentes motivos.

Presentación Ángel Becerril

Carlos Rojas, presidente del Real Ávila, y Ángel Becerril durante su presentación. (Foto: Diario de Ávila).

El primero tiene que ver que con una ley no escrita, pero presente en el deporte del balompié desde que el fútbol es fútbol: un técnico que asciende a un equipo se gana con ello el derecho a continuar en el proyecto. Además, en este punto debemos añadir un acuerdo verbal sobre su continuidad si los encarnados regresaban a categoría nacional. Bien es cierto que este pacto había sido suscrito por la anterior directiva, pero al fin y al cabo la palabra era del Real Ávila y entiendo que el club siempre está por encima de las personas que lo dirigen.

El segundo motivo se basa en los resultados. A nadie se le escapan que estos siempre mandan en el fútbol. Si pierdes, te cesan. Pero si ganas, ¿no deberías continuar con tu labor apoyado por los números? Y los guarismos de Ángel Becerril desde su llegada son indiscutibles. En 19 partidos, el técnico no ha conocido la derrota, sumando quince vitorias y cuatro empates, con 52 goles a favor y sólo 8 en contra. En su debut, los encarnados eran terceros a cinco puntos del líder. En su despedida, celebraban el título de liga en el Adolfo Suárez.

El tercer punto de análisis tiene como protagonistas a los integrantes de la plantilla. Desde su llegada, la sintonía entre futbolistas y entrenador ha sido perfecta. Y si no lo ha sido, Becerril ha sabido lavar los trapos sucios en el vestuario. En seis meses, ni una salida de tono por parte de ningún jugador. En ese tiempo, ni un solo titular en los medios de comunicación que no tuviera que ver con lo meramente deportivo. Y esto, viniendo de dónde venimos, considero que debe destacarse y tiene como uno de sus culpables al técnico abulense.

En este sentido, la continuidad de Ángel Becerril parecía lógica si va a mantenerse el grueso de la plantilla. Este lunes, el nuevo director deportivo del Real Ávila, Carlos González, confirmaba en el programa La Jornada de La 8 TV que ya se ha ofrecido la renovación a 10 de los 14 futbolistas que finalizaron esta campaña. ¿No parece razonable que la progresión de los mismos hubiera seguido en las manos de quien los ha dirigido este año? Parece que esta razón no ha tenido el peso suficiente a la hora de la renovación, al igual que la circunstancia de que Becerril conozca a la perfección el fútbol castellano y leonés, con unas singularidades y características propias que, en otras ocasiones, han sorprendido a muchos que vinieron otra hora con el cartel de primeros espadas.

El cuarto y último aspecto a tener en cuenta tiene que ver con algo menos medible y tangible como es la personalidad. En primer lugar, tras la dimisión de Luis Ortega, Ángel Becerril no dudó ni un segundo en aceptar un reto que otros declinaron con la misma rapidez. En segundo término, su salida debería ponerse en las clases de los Máster de Educación, Saber Estar y Estilo. Al día siguiente de conocerse la noticia, Álex García entrevistaba a Ángel Becerril en su programa Ser Deportivos (Cadena Ser). Muchos hubieran disparado con bala. Otros hubieran aprovechado para echar mierda sobre la entidad. Sin embargo, el míster sólo tuvo palabras de agradecimiento. Para sus futbolistas. Para la afición. Y hasta para el club. Como dice la Biblia: por sus obras los conoceréis. En este caso, ha quedado clara la magnitud de la persona que hay detrás del personaje.

Por todo ello, desde estas líneas sólo me queda agradecer a Ángel Becerril su trabajo, su esfuerzo, su dedicación, su compromiso, su profesionalidad y su comportamiento. Ha demostrado ser un hombre de fútbol, un hombre de club, algo que es digno de alabar en una época donde los intereses económicos empezaron a mandar sobre los sentimientos hace ya demasiado tiempo. Si es verdad que los clubes crecen, como dicen, por la labor y actitud de cada uno de los miembros que los componen, no cabe ninguna duda de que el Real Ávila es hoy un poquito más grande que hace unos meses. Gracias por todo Ángel, que ha sido mucho, y suerte en tus próximos retos.

Cara y cruz

23 May

El balompié abulense ha echado el cierre a la temporada 2015/2016. Y como en todo fin de ciclo es el momento de hacer balance. En resumen, podemos decir que ha habido de todo como en botica. Ascensos esperados y otros que han sido una sorpresa para muchos; permanencias logradas con más o menos sufrimiento; y descensos que no entraban en los planes de sus protagonistas cuando se inició el curso el pasado mes de septiembre.

Una de las alegrías ha llegado de la mano del Real Ávila. No por esperado, y quizá obligado por la entidad del club encarnado, el regreso a la Tercera División pierde importancia, por lo que debe considerarse como un éxito. A pesar de que los números que han permitido al conjunto de la capital amurallada proclamarse campeón del Grupo A de la Primera División Regional de Aficionados puedan indicar lo contrario, el camino no ha sido fácil.

Real Ávila-Bosco de Arévalo 15-16 (1)

El Real Ávila regresa al Grupo VIII de la Tercera División (Foto: Lola Ortiz, Diario de Ávila).

Una plantilla corta, un inicio titubeante, el cambio de entrenador y la dificultad para generar recursos económicos en la división regional ponen en valor el regreso a categoría nacional, mínimo exigido para un club como el Real Ávila. Contra todos estos condicionantes, los encarnados han tenido en los jugadores su mejor aval. Desde el principio, los futbolistas supieron entender dónde estaban, se adaptaron a las circunstancias y bajaron al barro cada siete días con una profesionalidad y una disposición dignas de elogios.

También hay que destacar el trabajo realizado desde el banquillo. Se debe reconocer tanto el mérito de Luis Ortega, que formó la plantilla y cimentó las raíces del grupo, como de Ángel Becerril, que supo respetar la base que encontró y sumar su impronta. Sus números le han hecho ganarse la renovación, al igual que la de buena parte del grueso del equipo. Ahora, la decisión está en manos de los nuevos dueños, que desde este lunes deben comenzar a trabajar en lo que será el futuro Real Ávila. Tiempo habrá de ir analizando sus movimientos.

Otro de los clubes que tiene motivos para sonreír este año ha sido el Colegios Diocesanos. Su temporada ha sido redonda. Su equipo senior ha logrado el ascenso a Regional gracias a una campaña casi perfecta. Además, el equipo juvenil, que arrancaba con el objetivo de lograr la permanencia en la Liga Nacional, ganaba el campeonato y lograba con ello subir a División de Honor, categoría en la que no competía ningún abulense desde hace más de dos décadas.

Ambos éxitos deben ser beneficiosos para el fútbol abulense. Pueden ser un punto de partida para unir y no para separar. Sería una torpeza no aprovecharlo, aunque no soy muy optimista en este sentido. ¿Se impondrán una vez más los Reinos de Taifas con sus intereses particulares por encima del bien común del balompié local? Como en todo, el tiempo dará y quitará razones y pondrá a cada uno en su sitio.

En el apartado de permanencias encontramos a la Cultural Cebrereña, el Bosco de Arévalo, el equipo de fútbol sala femenino Eclipse y los conjuntos que competían en la Regional juvenil (Zona Norte, Real Ávila y Colegios Diocesanos B). Los verdiblancos han firmado su mejor clasificación histórica en Tercera División. Tras una muy mala primera vuelta, bien es cierto que más de resultados que de juego, los de Pepe García supieron no perderle la cara a la competición y firmaron una segunda vuelta con números de play off, lo que se ha traducido en lograr la salvación sin los apuros de temporadas pasadas. El premio será repetir en categoría nacional el próximo curso.

En cuanto al Bosco de Arévalo, los de Aitor Muñoz han cumplido con lo esperado y repetirán en la división regional en la 2016/2017. Su irregularidad en algunas fases del campeonato y la falta de gol le han impedido acabar algún puesto más arriba en la clasificación. Por su parte, el Eclipse Ávila ha realizado una campaña magnífica. Su sexta posición final en el grupo castellano y leonés de fútbol sala femenino debería tener una mayor atención por parte de los medios de comunicación y de ayuda y colaboración por parte de los patrocinadores. Sería la mejor manera de reconocer su trabajo y esfuerzo.

Para otros, la moneda ha salido cruz esta temporada. El femenino de la Casa Social Católica, Mombeltrán, Sotillo, y los equipos cadete e infantil del Real Ávila han perdido la categoría, pudiendo ser sustituidos estos dos últimos por Casa Social Católica y Colegios Diocesanos, respectivamente, que se encuentran disputando la fase de ascenso. El descenso de las verdiblancas significa la pérdida del conjunto abulense de mayor categoría, la Segunda División femenina. Las bajas que han sufrido a lo largo de la temporada y los malos resultados en casa han sido una losa demasiado pesada. Además, su descenso arrastra a su filial, que un año más había logrado la permanencia en Regional. Que su paso por esta categoría sea solo un viaje de ida y vuelta sería la mejor noticia.

Tampoco han conseguido mantenerse en la Primera División Regional de Aficionados ni Mombeltrán ni Sotillo. Los primeros, se vieron obligados a retirarse de la competición al término de la primera vuelta, entre otros motivos, por los problemas económicos que suponía no haber podido adecuar su campo municipal y tener que disputar sus encuentros en Lanzahíta. Los segundos, han sido muy irregulares a lo largo del año. Han sufrido además tres cambios en el banquillo, que se han traducido en unos malos resultados que los han condenado. Sin embargo, el movimiento de ascensos y descensos puede darlos una oportunidad de lograr en los despachos la permanencia que no han logrado alcanzar en los terrenos de juego.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.