Archivo | enero, 2014

#SOSRealÁvila

16 Ene

Que el Real Ávila sabe de problemas económicos, es cierto. Que esta vez son más graves que en el pasado, también. Que a trancas y a barrancas siempre se han superado, es verdad. Que ahora parece que el golpe será definitivo, todo hace indicar que sí. Cuando hace una semana me despertaba con la noticia de la solicitud voluntaria de concurso de acreedores por parte del club, una extraña sensación se apoderó de mí: la cuenta atrás se había iniciado y mi equipo acababa de convertirse en el protagonista de la obra ‘Crónica de una muerte anunciada’ de Gabriel García Márquez sin que, aparentemente, nadie pudiera hacer nada para remediarlo.

Mi cabeza comenzó a llenarse de recuerdos: la nota de prensa con la que los jugadores comunicaban que dejaban de entrenar hasta que se les ingresaran sus nóminas en octubre del 92; los últimos encuentros de la 96-97, donde varios futbolistas abandonaron el club y se negaron a viajar en el tramo final de la liga por impagos; o aquellas portadas de En Juego donde, llegado el mes de mayo, siempre surgía una pregunta: ¿Jugará el Real Ávila la temporada xx/xx? Quizá mi inconsciente quería hacerme ver que los problemas económicos siempre habían existido y siempre habíamos salido para adelante.

Escudo concurso acredores

Vigo, Oviedo, Ourense o Zamora fueron algunos de los lugares desde donde ese día recibí varias llamadas. Al otro lado del teléfono, palabras de apoyo de quienes sabían que probablemente ese no era el mejor día para que dejase de fumar. –Verás cómo hay solución. –Esto puede venir bien. –Al final no será tan grave como lo pintan. Mi respuesta a todas ellas, la misma: -No, esta vez va en serio. -Cuanto antes asuma que vamos a desaparecer, mejor. -Nos vamos a ir sin hacer ruido, con esa humildad que nos ha caracterizado siempre.

Con el paso de los días me he desprendido del pesimismo, mi ánimo ha mejorado y he cambiado el prisma con el que mirar la situación. Que si los jugadores han decidido quedarse, incluso rechazando alguno de ellos ofertas para cambiar de aires; que si un centenar de aficionados no han dejado de animar en el entrenamiento de este miércoles; que si la iniciativa #SOSRealÁvila ha llegado casi al millón y medio de impactos en las redes sociales; que si entre todos vamos a cumplir los objetivos y a sacar esto adelante…

Durante los próximos meses, aunque suene a topicazo, el Real Ávila jugará el partido más importante de su historia. Será el momento de comprobar si la ciudad y la provincia quieren tener un equipo de fútbol que los represente; veremos si se produce un punto de inflexión y cada quince días no cabe un alfiler en la tribuna del Adolfo Suárez; y, ahora sí que sí, se comprobará la solución a una ecuación planteada hace muchos años: El Real Ávila será lo que los abulenses quieran que sea.

La cuesta de enero

9 Ene

Al igual que le sucede a la mayoría de españolitos y españolitas, Real Ávila y Cultural Deportiva Cebrereña tendrán en enero y febrero su particular ‘cuesta’. En estos dos próximos meses, encarnados y verdiblancos se jugarán gran parte de sus opciones para lograr los objetivos marcados por ambos al principio de temporada, jugar el play-off, los primeros, y la salvación, los segundos.

Si los de la capital amurallada despedían 2013 en un buen momento de juego y resultados, con cuatro victorias en los últimos cinco partidos que devolvían a los de Borja Jiménez a la cuarta posición de la clasificación, parece que el arranque del nuevo año vuelve a estar marcado más por lo extradeportivo que por lo deportivo.

Entrenamiento 13-14

A falta de confirmación oficial por parte del club, mala señal la falta de transparencia hacía socios y medios de comunicación que parece haberse instalado en la zona noble del Adolfo Suárez, Diario de Ávila informaba este jueves sobre la marcha de los laterales José María y Villa. Ambas bajas, podrían no ser las últimas, parecen haberse producido por la difícil situación económica que atraviesa el club, la cual mantiene al vestuario en una “calma tensa” a la espera de explicaciones.

En lo puramente futbolístico, el Grupo VIII de la Tercera División regresa este fin de semana tras el parón navideño. El Ávila vuelve a la competición con una complicada salida a La Arboleda, donde rendirá visita al Almazán. Los sorianos se han convertido en una de las revelaciones de la liga tras realizar una gran primera vuelta, siendo actualmente sextos, con dos puntos menos que los abulenses.

No acabarán aquí las emociones fuertes. Tras jugar ante el Cristo Atlético en tierras palentinas  para iniciar la segunda vuelta, Arandina, Gimnástica Segoviana, Virgen del Camino y Estructuras Tino, en el Adolfo Suárez, y La Granja y Atlético Astorga, lejos de la capital amurallada, serán las piedras de toque que pueden dar las suficientes pistas para ir dilucidando donde estará este Real Ávila cuando llegue el mes de mayo.

Pero si importantes son los próximos siete encuentros para el Ávila, como vitales podríamos calificarlos para la Cultural Deportiva Cebrereña. Con la sensación en el ambiente de que los de Pepe García llevan en su casillero menos puntos que los que han merecido en los terrenos de juego, los verdiblancos cerrarán la primera vuelta recibiendo en El Macho al colista, el Racing Lermeño, en un partido de los llamados de “seis puntos” donde solo vale ganar o ganar.

Tras este duelo decisivo, los de la provincia afrontarán un tramo de calendario donde, como locales, jugarán ante el Unami, Atlético Bembibre y Atlético Tordesillas y, como visitantes, se enfrentarán al Estructuras Tino, La Bañeza y Santa Marta de Tormes. Ante estos seis rivales, la Cebre firmó una X en la primera vuelta, resultado que deberá cambiar por un 1 o un 2 en esta segunda si quiere llegar con vida y opciones reales de permanencia a los últimos tres meses de la competición.