Archivo | marzo, 2013

Un pasado de historia, ¿un futuro de gloria?

26 Mar

Un encuentro ante el Getafe C.F., donde los madrileños se llevaban la victoria del Adolfo Suárez con un gol de Lafita y un doblete de Paco Alcacer, y un concierto de Miguel Costas, Mustard y Jorge Marazu, han sido los dos primeros actos con los que el Real Ávila C.F. ha comenzado a celebrar sus 90 años de historia, una cifra de la que no muchos clubes españoles pueden presumir.

Lejano queda aquel 8 de agosto de 1923, fecha en la que un grupo de aficionados crea el C.D. Santa Teresa, club que ese mismo año adoptaría el nombre de Ávila C.F. en su primera Asamblea General de Socios, bajo la presidencia de D. Pedro Gutiérrez. El nuevo equipo, cuya indumentaria era camisa roja, pantalón blanco y medias negras, disputaba su primero partido ante una selección de jugadores de la Academia de Intendencia, el primero de tantos que quienes presenciaron el mismo nunca se hubieran podido imaginar.

Al año siguiente, el club inaugura su primer campo, ‘San Francisco’, situado en la actual calle de la Soterraña, y en 1925 adopta el nombre de Real tras conceder el rey Alfonso XIII la Real Orden para que los encarnados ostentasen dicha denominación. En 1944 el equipo se federa por primera vez y comienza a disputar sus partidos en ‘San Antonio’ encuadrado en el grupo VI de Tercera División.

Es en este campo, situado en los terrenos que actualmente ocupa la Estación de Autobuses, donde el Real Ávila comienza a escribir su historia combinando temporadas en Tercera, Regional y Ordinal hasta principios de los Setenta, donde tras un paso por la Ciudad Deportiva establecerá en 1976 su casa en el actual estadio municipal Adolfo Suárez.

Cartel Real Ávila-Real Madrid Tercera Divisióin 83-84

Aunque en pocas líneas es imposible resumir 90 años de historia y quedarse con algunos hitos, entre estos destacaría la llegada a la presidencia en 1978 de D. Antonio Álvarez, quien en mi opinión se convierte el auténtico impulsor de un Ávila ‘más profesional’ que acabaría logrando el ascenso a Segunda División B en 1987 tras ganar por 1-3 al Herrera de Pisuerga, en la penúltima jornada de liga, el 10 de mayo de ese año.

Con D. Emiliano Arévalo como presidente y José Antonio Tejedor, el entrenador del ascenso, como míster, los de la ciudad amurallada debutarían en la categoría de bronce del fútbol español el 30 de agosto de ese mismo año con una derrota por 2-1 en el antiguo Arcángel de Córdoba, sumando sus primeros dos puntos siete días después con una goleada por 4-0 ante el Plasencia. Esta temporada, el Ávila no solo se salvaría del descenso de una manera holgada, sino que además lograría la mayor puntuación de su historia en Segunda División B.

Once temporadas en Segunda División B, treinta y ocho campañas en Tercera División, quince participaciones en la Copa del Rey, treinta presidentes, cuarenta y cuatro entrenadores y más de mil jugadores son algunos de los datos que rodean la historia de un club que, como muchos por desgracia, lucha por sobrevivir en un escenario donde la crisis económica; la falta de interés por el fútbol modesto, hay vida más allá del Real Madrid y el Barcelona; y una deuda histórica que se ha dejado crecer de una manera desmedida, como diría el otro de aquellos barros vienen estos lodos, hacen que el día a día de este gigante con pies de plomo sea una constate cuesta arriba.

Por ello, este cumpleaños que comenzaba a celebrarse la semana pasada debe ser un punto de inflexión en la historia del club y el inicio de otros 90 años de historia donde, quien sabe, quizá las entradas en los blogs del futuro hablen de ascensos a Primera, títulos, gradas llenas o la gran unión existente entre el equipo y la ciudad, algo que con el apoyo de todos puede dejar de ser un sueño para convertirse en una realidad.

¡Viva el Real Ávila! Y que viva al menos 90 años más…

La gran fiesta del deporte abulense

11 Mar

El Palacio de Congresos y Exposiciones Lienzo Norte de Ávila acogerá este jueves a partir de las 20,30 horas la XL Gala Provincial del Deporte Abulense. El acto, organizado por la Asociación Abulense de la Prensa Deportiva (AAPD), volverá a reunir como cada año a esa familia compuesta por deportistas, directivos, periodistas y aficionados al deporte en una ciudad, la capital amurallada y su provincia, que, como en otros ámbitos, en el deportivo, no pasa por sus mejores momentos.

Aunque lejos quedan aquellas citas donde los triunfos de los Chava, Mancebo o Sastre en las grandes vueltas ciclistas; las gestas nacionales y europeas del voleibol femenino; los ascensos futbolísticos a Segunda B o División de Honor; o las medallas nacionales e internacionales en el mundo del kárate componían la lista de premiados, los miembros de la AAPD reconocerán el éxito de aquellos que con su esfuerzo personal han llevado el nombre de Ávila por diferentes puntos de la geografía nacional e internacional a lo largo de 2012, algo que, para los tiempos que corren, es en sí mismo digno de mención y reconocimiento.

Además, la gala estará apadrinada por grandes nombres a los que les sobra presentación en el mundo del deporte como Paco Jiménez, que recibirá su homenaje tras abandonar su labor en el staff técnico de la Selección Española de fútbol, Vicente del Bosque, Toni Grande, Javier Miñano o Julen Lopetegui, quienes darán la importancia que se merece al acto, sin quitar ni un ápice de protagonismo a los verdaderos protagonistas, valga la redundancia, los deportistas abulenses.

090311dc 365

Pero entiendo que el acto también debe ser un homenaje para aquellos que gracias a su labor y esfuerzo diario hacen llegar a través de las páginas de los periódicos, las webs, las ondas radiofónicas o la televisión la información deportiva abulense a los aficionados, porque si ser periodista es duro en ocasiones, más a día de hoy, ser periodista deportivo, lo es más.

Trabajar en fin de semana; hacerlo en instalaciones y condiciones muy lejanas a las que pueden darse en estadios o pistas como el Santiago Bernabéu o el Palau Blaugrana; las críticas anónimas y gratuitas desde las nuevas redes sociales; o convivir de tú a tú con quienes piensan que han sido ofendidos, desde el respeto, en las crónicas e informaciones, no suele ser plato de buen gusto para nadie.

Tengo la suerte de poder presumir de haber dado mis primeros pasos en la profesión en medios abulenses, algo que ahora que trabajo en una gran ciudad para una multinacional gana aún más valor si cabe, pues explica aquello que rezaba un anuncio de captación de socios del Atlético de Madrid que decía que “lo que se gana con esfuerzo es mucho más valioso, que no siempre hay que escoger el camino más fácil y que a nosotros nunca nadie no iba a regalar nada”.

Estas características se reflejan en la labor diaria de estos héroes a los que quiero homenajear desde estas líneas y que cubren la falta de medios y tiempo, algo en lo que se parecen a los deportistas abulenses, con su profesionalidad para ofrecer una información deportiva de calidad, veraz y rigurosa y que nada tiene que envidiar a aquella que se puede leer, ver y escuchar en los grandes medios de comunicación de este país.

Por empezar desde el principio y por aquello de que la primera vez nunca se olvida, mi primera mención es para Alberto Sánchez, Luis Carlos Santamaría y Javier Jiménez Encinar, compañeros en Diario de Ávila con quienes di mis primeros pasos en la información deportiva y de quienes aprendí la importancia de informar de lo nuestro, lo local. Tras esta primera toma de contacto, me hice cargo de la información deportiva en el desgraciadamente desaparecido Ávila Digital durante dos temporadas, lo que me llevó a compartir muchas ruedas de prensa y partidos en directo junto a otros grandes de este negocio como Luis María Soto, Álex García, Teresa Herráez, Javier Ruiz Ayúcar, Luis Sánchez, Roberto Ponce, Rubén Negro, Ángel González Alameda, Lorena García Martín, Rodrigo San Pedro o Luis Carlos Cáceres.

No me quiero olvidar tampoco en este peculiar homenaje de aquellos que he leído, escuchado y visto desde que era un niño como Juan José González, Fernando Herráez, Óscar de Castro o Pablo Herráez, con quien tuve la suerte de ver mi primer partido del Real Ávila en la cabina de prensa del Adolfo Suárez hace ya algo más de 20 años. Por todo ello invito a aquellos que lean estas líneas a que se acerquen este jueves a la gala y homenajeen tanto a deportistas como a periodistas.

Junto a Paco Jiménez, recibirán su reconocimiento la joven tenista Paula Arias; los karatecas Karen Jiménez y Luis García; los púgiles Miguel Ángel López Gil y Laura Vicente; los tiradores Gonzalo Sánchez (tiro con arco) y Gonzalo García (tiro olímpico); los ciclistas Pablo Lastras y Víctor Martín; Rubén Peña, futbolista abulense en las filas del Real Valladolid y que debutaba en Primera División con el conjunto blanquivioleta; el equipo de fútbol juvenil de la Zona Norte tras su ascenso a la Nacional Juvenil; el Equigoma Casa Social Católica de ajedrez, por su histórico ascenso a División de Honor; Jaime Gabarrón, primer abulense en ganar el Concurso Nacional de Saltos de Obstáculos de Ávila; y la Peña Ciclista Amigos de Santiago, que recibirá el Premio a los Valores Humanos Julio Gómez Alcalde con motivo del XXV Aniversario de esta particular peregrinación a Santiago surgida en el año 1983.

La XL Gala Provincial del Deporte Abulense, organizada por la AAPD, se celebrará este jueves 14 de marzo a partir de las 20,30 horas en el Palacio de Congresos y Exposiciones Lienzo Norte, contando con la colaboración del Ayuntamiento de Ávila, la Diputación Provincial de Ávila, el Centro Comercial El Bulevar y Bankia para su desarrollo.