Archivo | septiembre, 2013

Ahora o nunca

17 Sep

Después del año en el infierno que el Real Ávila vivió en el grupo VIII de la Tercera División la pasada temporada, los encarnados pueden presumir de estar en lo más alto de la clasificación tras la disputa de las cuatro primeras jornadas del campeonato. En apenas unos meses, el club encarnado ha logrando revertir una situación crítica que llevaba más camino de funeral que de bautizo.

Al conjunto de la ciudad amurallada se le pidió un equipo competitivo, y ha cumplido. Se le criticó la ausencia de una cabeza visible, a quién socios y medios de comunicación peguntasen todo aquello que hubiera que preguntar, y David Rueda parece ser el elegido. Se le reprochó su falta de presencia en redes sociales, y esto ya está solucionado. Y se le censuró su escaso filing con diferentes instituciones, y da la sensación de que la relación con las fuerzas vivas de la ciudad y la provincia va por buen camino.

Ahora, ¿debe él pedir algo a la sociedad abulense? Sí. ¿El qué? Apoyo y ayuda. ¿A quién? A ciudadanos y empresas. En los tiempos que corren, pedir ayuda para un club concreto, que además es gestionado por una Sociedad Anónima Deportiva, puede parecer insolente y hasta de mal gusto. Sin embargo, soy de aquellos que piensa que el dinero destinado al deporte nunca es un gasto y si una inversión, más si cabe en un país donde el balompié es el rey, por lo que el éxito de uno, el Real Ávila, se traduciría en beneficios para muchos, la sociedad abulense.

Real Ávila-Almería B Play Off 08-09 (13)

El primer paso tiene que producirse en las gradas. No puede ser, y ojalá me equivoque, que el líder de la categoría vaya a jugar el próximo fin de semana ante no más de 450 espectadores, los de siempre, los que no han abandonado nunca el barco.

Ya no hay escusas. El buen arranque en liga es una razón de peso para que la afición vuelva a engancharse a ‘su Ávila’ y ambos formen un tándem que pueda hacer que al menos, aunque solo sea durante dos horas cada domingo, la ciudad se olvide de su situación actual de depresión producida por la crisis económica y sueñe con algo bonito en el Adolfo Suárez.

El segundo, se debe dar en las empresas. Lo sé. Quizá no sea el momento. Pero si no, ¿cuándo lo será? Toda crisis es tiempo de oportunidades y una de ellas debe buscarse a través del patrocinio deportivo en camisetas, paneles en ruedas de prensa o publicidad en sus instalaciones, con la consiguiente repercusión a nivel local y regional que conseguirán las marcas a través de los medios de comunicación.

No es cuestión de pedir mucho a unos pocos, pues aunque quisieran, quizá no podrían darlo, pero si un poco a muchos. De esta unión saldrá la fuerza y el apoyo suficiente para que el proyecto crezca con unos futbolistas que atraerán a más público; con más público que atraerá a más patrocinadores; y con más patrocinadores que atraerán nuevamente a más jugadores, volviendo al principio y cerrando un círculo que crecerá en torno a una sola certeza: El Real Ávila será lo que los abulenses quieran que sea.

Lo que bien empieza…

3 Sep

Quedan 36 partidos. 108 puntos en juego. Toda una carrera de fondo que se encuentra en sus primeros kilómetros. Sin embargo, Real Ávila y Cultural Deportiva Cebrereña pueden presumir de haber iniciado con buen pie una nueva campaña en el grupo VIII de la Tercera División, algo anecdótico a las alturas de competición en la que nos encontramos, pero que sin lugar a dudas es un refuerzo positivo para empezar a cimentar los objetivos marcados por ambos clubes para esta temporada.

Las dos primeras jornadas han servido para que, tanto encarnados como verdiblancos, trasladen las buenas sensaciones mostradas durante sus pretemporadas al campeonato doméstico. Más allá de los puntos sumados en sus casilleros, seis los de la capital amurallada y dos los de la provincia abulense, son varias las lecturas positivas que se pueden extraer de estos primeros encuentros.

Los hombres de Kiko Sánchez comenzaron ganado su primer choque, algo que no se lograba desde 2008; no saben lo que encajar un gol, mostrando una seguridad defensiva que en estas categorías pude marcar el ser o no ser uno de los inquilinos de la zona noble de la clasificación; y ya han dado su primer golpe sobre la mesa con el triunfo del pasado fin de semana en El Montecillo, donde la Arandina, equipo a batir por plantilla y presupuesto, comprobaba que este Ávila va muy en serio.

Arandina-Real Ávila 13-14 (2)

Como en el fútbol nada es aleatorio, varias circunstancias están detrás de estas primeras pequeñas conquistas. La primera, una plantilla cerrada a un mes de iniciarse la liga. Si miramos atrás, no muy atrás, encontraremos años donde, a una semana de empezar, el Ávila apenas contaba con futbolistas para hacer un once inicial. Esto ha permitido al técnico salmantino ir moldeando e inculcando diferentes conceptos para que sus futbolistas llegasen con la lección aprendida a los primeros exámenes.

La segunda, la confección del plantel. Los encarnados han formado un bloque compensado en todas sus líneas, con una mezcla de jugadores jóvenes y veteranos conocedores del grupo castellano y leonés. Además, tener dos hombres por puesto y varios jugadores que pueden ocupar diferentes demarcaciones en el campo aumenta la competitividad dentro del vestuario, dejando en el ambiente una sensación que, como en el juego de las sillas, se traduce en que el que no esté atento a la música se puede quedar sin sitio.

Por su parte, los de Pepe García también han comenzado con buen pie en su regreso a la Tercera División. La Cebre no conoce la derrota, algo que para un recién llegado siempre es importante. Con muchos de sus futbolistas estrenándose en categoría nacional, los primeros puntos sumados deben servir para quitarse cualquier tipo de complejo y afrontar los próximos partidos con la seguridad de que pueden plantar cara a cualquiera.

Los verdiblancos ya han comprobado en sus carnes como hasta que no pasa el último capuchón no se acaba la procesión. Los de Cebreros han rescatado un punto en el descuento, jugando con diez, en su estreno en La Albuera ante el Unami y se han dejado escapar dos cuando acariciaban el triunfo en su puesta de largo en El Mancho ante el Estructuras Tino, dos lecciones que a buen seguro se traducirán en situaciones positivas en un futuro.