Archivo | agosto, 2013

¡Preparados, listos, ya!

19 Ago

Se acabaron las pruebas. Ya no habrá más ensayos. Los próximos exámenes tendrán nota. Real Ávila y Cultural Deportiva Cebrereña comenzarán el próximo fin de semana una nueva campaña en el grupo VIII de la Tercera División. Será un debut, ante Cristo Atlético y Unami, respectivamente, donde las balas ya no serán de fogueo y los aficionados encarnados y verdiblancos podrán comprobar si las buenas sensaciones transmitidas por ambos durante la pretemporada tienen su continuidad en el arranque liguero.

Ante los suyos se estrenarán los de la capital amurallada. Tras un año para olvidar, la ilusión parece haber regresado al Adolfo Suárez. La vuelta de viejos conocidos, la renovación de aquellos que se salvaron de la quema la pasada temporada y la llegada de jóvenes de la tierra son los ingredientes con los que el Ávila quiere recuperar su sitio en la clase alta del fútbol castellano y leonés.

Con un nuevo capitán de barco, el salmantino Kiko Sánchez, el Ávila afrontará un inicio de campeonato donde tendrá que verse las caras con algunos de los que se presume serán compañeros de viaje camino de los play off a Segunda División B. Arandina, La Granja, Atlético Astorga o Gimnástica Segoviana serán las primeras piedras de toque en unas jornadas donde los buenos resultados pueden ser la base sobre la que empezar a cimentar el objetivo marcado por los encarnados, que no es otro que regresar a las eliminatorias de ascenso.

Cebrereña-Real Ávila 08-09 (1)

La meta de los de Cebreros será muy diferente. Los de Pepe García debutarán lejos de El Mancho con la intención de empezar a sumar unos puntos que en el mes de mayo sean suficientes para lograr la salvación, una permanencia que intentarán conseguir por primera vez en la que será su cuarta participación en categoría nacional, tras una pretemporada donde los verdiblancos han dejado buenas sensaciones en los amistosos disputados.

Para ello, el entrenador abulense ha mantenido el bloque con el que los de la provincia conseguían el ascenso la pasada temporada. La pérdida de algunas piezas clave, como los casos de Piru o Barrera, han sido cubiertas con la llegada de otros futbolistas llamados a ser importantes, como el portero Coro o el ex encarnado David Franco.

La Cebre jugará sus primeros encuentros ante rivales de su liga como Estructuras Tino, La Bañeza, Santa Marta o Atlético Tordesillas, por lo que un buen inicio sería clave para trabajar con tranquilidad en una categoría donde Pepe García recuerda que “aquí te llegan dos veces y te hacen un gol”.

Fútbol molesto

5 Ago

Reconozco que me gusta el fútbol modesto. Sí, lo admito, me gusta el fútbol modesto. Sí, me gusta mucho el fútbol modesto. Segunda B, Tercera División, Regionales, Provinciales, fútbol base o hasta los torneos que con motivo de las fiestas patronales inundan estos días la geografía española vienen desde hace algunos años suscitándome más interés que el mal llamado fútbol profesional, denominación que por unos pocos, o por unos muchos, vete a saber, fue absorbida hace tiempo por el más simple de los silogismos: Real Madrid o F.C. Barcelona, sin parecer que haya más vida fuera de este binomio.

Muy contrario a mis gustos parece encontrarse la Real Federación Española de Fútbol, así como sus sumisas delegaciones regionales y provinciales, para quienes estas divisiones se convirtieron hace algunos años en un fútbol molesto. Un fútbol molesto, que lejos de las estrellas mediáticas, los contratos de televisión o las giras de ‘La Roja’, se ha transformado en una carga de la que poco o nada pueden sacar, con la consiguiente despreocupación por el mismo.

Segunda B

Una despreocupación que conocemos aquellos que seguimos, y sufrimos, este fútbol modesto y que hace tiempo ya hemos asumido, pero que sin embargo este verano está tocando un fondo que quizá indique que, como diría aquel, abrían de mirárselo. A menos de tres semanas para el inicio de la competición, todavía no se conocen los calendarios de la tercera categoría del fútbol español, ni los equipos que conformarán los cuatro grupos de esta Segunda División B, situación que se repite en el caso del Grupo VIII de la Tercera División. En ellas, hay equipos que no saben en qué división jugarán o, lo que es más increíble, o lamentable, sin saber ni siquiera si podrán competir independientemente de la categoría en la que finalmente sean inscritos.

Eso sí, a la ‘Federación de todos’, aquella de grandes y de pequeños, pues así entiendo que debería ser el organismo rector del fútbol español, de todo el fútbol español, que a nadie se le olvide, parece no importarle lo más mínimo toda esta historia de los calendarios. Eso se desprende, al menos, de su actitud durante las últimas semanas, donde la parsimonia a la hora de tomar decisiones ha sido muy diferente de la adoptada en otras circunstancias, como por ejemplo, a la hora de mantener a los clubes las tasas de inscripción en las competiciones y no reducirlas como quizá, o así opino humildemente, debería suceder en unos tiempos de crisis económica como los actuales.