Archivo | septiembre, 2015

Tomando el pulso

22 Sep

La temporada futbolística ha empezado. Los equipos más representativos de la provincia han iniciado sus competiciones con todo tipo de sensaciones: buenas, regulares y malas. Todavía es pronto para ver el verdadero nivel de los clubes abulenses, pero los primeros encuentros nos pueden ir dando pistas sobre lo que nos espera este año en la Tercera División y en la Regional de Aficionados.

En categoría nacional, la Cultural Deportiva Cebrereña ha tenido un buen arranque. Si bien es cierto que en sus tres empates (Cristo Atlético, Burgos Promesas 2000 y Sporting Uxama) han dejado la sensación de poder haber sumado algún punto más en su casillero, los de Pepe García han competido de tú a tú en todos sus choques, incluso en su derrota en La Albuera ante la Gimnástica Segoviana. En el lado positivo, la facilidad con la que los verdiblancos están viendo puerta, asignatura pendiente la pasada temporada, lo que hace pensar que los de Cebreros pueden tener una campaña mucha más tranquila que sus anteriores experiencias en el Grupo VIII.

37FB3D3B-D936-B943-FB803112E873DA7A

El Real Ávila logró su primera victoria ante el Villarcayo Nela. (Foto: Vanessa Garrido, Diario de Ávila)

Los primeros pasos del Real Ávila en la vuelta a categoría regional han generado dudas. Una victoria, por la mínima ante el Villarcayo Nela; un empate, conseguido a última hora por el filial de la Arandina; y una derrota, por la mínima ante uno de los rivales llamados a estar arriba como es La Granja, parecen poco bagaje para un conjunto de la capital amurallada cuyo objetivo debe ser ascender o ascender.

Preocupa la falta de gol y el cansancio que el equipo ha tenido en el último tercio de los encuentros disputados en el Adolfo Suárez, además de la sensación de nerviosismo que los encarnados han mostrado en casa. Lograr dos o tres victorias consecutivas en las próximas jornadas pueden ser la mejor medicina para que los de Luis Ortega afiancen conceptos y consigan la tranquilidad necesaria para afrontar los partidos.

En el mismo grupo, el otro conjunto de la provincia que, tanto por su inicio liguero como por su plantilla, no debería pasar problemas para mantener la categoría es el Sotilllo. Los de Ismael Aguilar comenzaron la competición con una goleada por 6-0 ante el Villarcayo Nela. Luego han llegado las derrotas en Venta de Baños y el pasado fin de semana en casa ante el Burgos B, donde los del sur de la provincia merecieron mejor suerte, por lo que ambos traspiés no deben generar dudas en un conjunto que si se hace fuerte en El Teso no tendrá inconvenientes para afianzar su proyecto en Regional.

En la otra cara de la moneda encontramos a Bosco de Arévalo y Mombeltrán. Los de La Moraña pelearán un año más por lograr una permanencia que este año puede estar algo más cara que en el pasado por el aumento del nivel de los equipos. Al igual que los sotillanos, los arevalenses deben cimentar su salvación en Los Salesianos, donde ya han vencido con comodidad a El Espinar-San Rafael, e intentar sumar todo lo que puedan lejos de Arévalo, donde los de Aitor Muñoz han dado una buena imagen en sus dos salidas, que además han sido ante dos de los gallitos del grupo: Unami y Briviesca.

Por su parte, Mombeltrán no ha dejado buenas sensaciones, algo esperado por ser la primera vez que compiten en la Regional de Aficionados, donde probablemente están pagando la novatada del recién llegado. Tres derrotas, frente a Briviesca, Real Burgos y San Esteban de Gormaz, ha sido su bagaje en este inicio, donde la falta de efectivos para afrontar los choques, Ángel Robles sólo ha podido contar con doce jugadores en sus dos desplazamientos, han influido en las goleadas recibidas por los de La Villa, que suman unos números de catorce goles en contra por tan sólo uno a favor.

Objetivo: Tercera División

1 Sep

Se acabaron las pruebas. Los entrenamientos y partidos de pretemporada ya son historia. La próxima cita no será con balas de fogueo. Este domingo, el Real Ávila C.F. iniciará una nueva temporada recibiendo al filial de la Arandina a partir de las 18 horas en el Adolfo Suárez. Será el pistoletazo de salida del conjunto encarnado en el Grupo A de la Primera División Regional de Aficionados. El objetivo, regresar a la Tercera División. La empresa no será fácil, nada fácil.

El equipo de la capital amurallada regresa a una categoría que abandonaba hace 34 años y a la que pocos, por no decir ninguno, pensaban que se volvería. El último encuentro en la misma tenía lugar en el estadio municipal abulense un 21 de junio de 1981. El rival fue el Unión Aravaca. El resultado, una goleada por 10-0 con la que los encarnados cerraban una temporada perfecta en la que se ganó la Liga; sólo se perdió un encuentro en todo el año; y el bagaje de goles fue de 97 a favor y sólo 12 en contra, todo ello bajo la dirección de José María Martínez en el banquillo y Antonio Álvarez en los despachos.

untitled

Plantilla Real Ávila C.F. 15-16. (Foto: Antonio Bartolomé, Diario de Ávila)

Todo ha cambiado desde entonces. La categoría, poco o nada tiene que ver con la de aquella época, en la que el Ávila estaba encuadrado en un grupo donde destacaban equipos como el Móstoles, la Segoviana o los filiales de Real Madrid, Atlético de Madrid o Rayo Vallecano. El nivel era probablemente más alto que el que actualmente existe en la Tercera División y, sin exagerar, que de algunos conjuntos de la actual Segunda División B. Los aficionados acudían en masa a los campos de fútbol independientemente de la división.

Pero eso ya es historia y cuando el domingo el balón eche a rodar no valdrá para nada. Tampoco servirán las 11 temporadas en Segunda B ni las 40 campañas en Tercera División con las que cuenta el Real Ávila en su palmarés. Bueno, estos datos serán un déficit que superar a lo largo de este año, pues el conjunto encarnado será el rival a batir. Al que todos los rivales querrán ganar, una circunstancia que añade más dificultad al objetivo si cabe. El camino no será fácil, sobre todo lejos del Adolfo Suárez.

Para hacer frente a estas adversidades sólo caben dos actitudes cada domingo sobre el terreno de juego: trabajo, trabajo y trabajo y humildad, humildad y humildad. Si los jugadores abulenses se olvidan de ambas premisas, el ascenso y la supervivencia del club, dos situaciones que van unidas esta temporada, se escaparán poco a poco sin que nada se pueda hacer al respecto. Para no salirse de la línea, Luis Ortega debe ser la mejor garantía para lograrlo.

Su regreso tiene más lecturas que la del simple fichaje de un entrenador, pues la letra pequeña de su vuelta deja entrever como a veces un escudo, una camiseta, un sentimiento, debe estar siempre por encima de rencillas pasadas y de la gente que dirija el club, un club que debe estar por encima todo. Esto es algo que muchos no han entendido o no han querido entender en muchas ocasiones y tiene que ver con la situación actual que vive el fútbol abulense, pero ese es otro tema y ya habrá tiempo para hablar de ello.

En cuanto a los jugadores, la primera premisa es la más positiva que se puede tener sobre una plantilla: están los que han querido estar, algo que para hacer un equipo es fundamental. Y en Regional, la idea de formar un equipo por encima de las individualidades es clave. ¿Tiene nivel para lograr el objetivo del ascenso? Sí. El plantel une veteranía y juventud y calidad suficiente para imponer su juego sobre los rivales, cuyo nivel todavía es una incógnita.

Hombres como Marcos, Llorián, Josito, Jose María, Abel, Javito, Pindado, Félix, Senen, Edu, Zaka, Adrián o Roberto han de dar un paso al frente y marcar un ritmo y un compromiso que han de seguir otros más jóvenes y con menos experiencia en este mundo del fútbol como Chispi, Yassine, Alberto, Garrido, Pichu, Juan, Chema o Toño. Si esto se consigue, el objetivo estará más cerca.

Además, aunque suene a tópico, la afición debe ser el jugador número doce. Mucho me temo que al principio será escasa, como por desgracia viene ocurriendo en los últimos 20 años, pero si los resultados acompañan y el equipo está arriba en la clasificación, la parroquia encarnada puede ir sumándose al proyecto y recuperarse con ello un sentimiento por el equipo de la ciudad perdido hace mucho tiempo por diferentes circunstancias. El domingo el primer acto. Suerte y al toro…