Tag Archives: Óbila

Sobre la bocina

1 Oct

Habrá baloncesto en el Carlos Sastre esta temporada. Al igual que sucediera con el fútbol, concretamente con el Real Ávila, el deporte de la canasta ha estado pendiente de un hilo durante este verano. Un hilo demasiado fino, como sucediera en el balompié, aunque, finalmente este sábado, el Óbila C.B. iniciará su séptima temporada consecutiva en la Leb Plata.

El curso empieza por todo lo alto, en casa ante el filial del F.C. Barcelona. Será el estreno de la mayoría de los componentes de la plantilla, tan sólo repiten de la campaña pasada el estadounidense Duty y Turi Fernández, pero también será el primer día de la nueva Junta Directiva, cuyos miembros han estado, de una u otra forma, ligados al conjunto verderón desde su nacimiento.

Óbila Club de Básket balón

Quizá este sentimiento hacía el Óbila fue lo que les hizo dar un paso al frente y hacerse con las riendas del club cuando parecía abocado a su desaparición, con Rodrigo Martín asumiendo la presidencia. A partir de ese momento, desde los despachos del equipo abulense han trabajado para cerrar un presupuesto que será el más bajo de la categoría, lo que ha supuesto un hándicap a la hora de atraer jugadores al proyecto en un año donde ha subido el nivel, tanto en lo deportivo como en lo económico.

En la parcela puramente deportiva, repiten el cuerpo técnico, con David Mangas como primer entrenador, y la filosofía para lograr la meta, gente joven con ganas de aprovechar una buena oportunidad para su carrera. El objetivo, a priori, no ha de ser otro que obtener la permanencia con los menores problemas posibles, algo que, según están las cosas por la capital amurallada, deportivamente hablando, ya es un logro importante.

“Habrá que tener paciencia”, señalaba el técnico abulense en las páginas de Diario de Ávila, con vistas a un inicio de campeonato donde el retraso en la llegada de algunos de los jugadores, los pívots no han aterrizado hasta esta semana, puede pasar factura. “Tenemos una rémora de entrenamientos y debemos tratar de acoplar poco a poco al equipo”, ha destacado durante los últimos días David Mangas.

La que se espera que no falle es la marea verde. Desde el Óbila se ha apostado por mantener los precios y conseguir con ello que, una temporada más, la afición abulense sea una de las más numerosas y ruidosas de la categoría. Por ello, desde el club apuntan que su apoyo será “indispensable y necesario en los momentos complicados en los que nos pueda faltar el físico”.

Más por menos

21 Oct

El Óbila Club de Basket ha iniciado una nueva temporada en la Leb Plata. Será la quinta consecutiva en la categoría de bronce del baloncesto nacional. Un año más, los verderones se marcan como objetivo la permanencia.

La salvación debe servir para continuar consolidando un proyecto que nacía en el verano de 2001 y que no ha parado de crecer paso a paso, algo que no es poco botín para los tiempos que corren.

Para lograr este fin, los abulenses han apostado por un hombre de la casa para el banquillo, David Mangas, quien deberá sacar el máximo rendimiento a una plantilla con talento y futuro; pero excesivamente joven, lo que puede ser un arma de doble filo a lo largo del curso.

Óbila Club de Básket

Tras dos años de convenio con Baloncesto Fuenlabrada, por el cual los madrileños aportaban el entrenador y el cincuenta por ciento de los jugadores y los abulenses hacían las veces de filial de los del sur de Madrid, el Óbila vuelve a volar en solitario en una época donde la incertidumbre económica también está presente en el mundo de la canasta.

Como ocurriera la temporada pasada, las altas exigencias federativas para salir a competir se han traducido finalmente en una liga compuesta solamente por trece equipos, un número demasiado corto que va en detrimento de la emoción y el espectáculo.

Otro de los centros de batalla al que tendrá que hacer frente la directiva será un mal endémico que sufren muchos aficionados al deporte en la capital amurallada y que se repite cada cierto tiempo. Al igual que sucediera en su día con el fútbol en Segunda B o el voleibol femenino en Superliga, el paso de los años en una misma categoría hace que se pierda el interés por ésta y se retiré el apoyo, tanto económico, por parte de las empresas, como deportivo, con un descenso en el número de abonados.

A pesar de todo esto, los aficionados al baloncesto tendrán nuevamente cada quince días una cita para apoyar a su equipo en el Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre y disfrutar de un espectáculo de cierto nivel, de esos que, tristemente para los que nos gusta el deporte, contamos con los dedos de la mano por estos lares.

Tiempo muerto

29 Abr

Óbila C.B. ponía punto y final a su temporada en Guadalajara, ciudad en la que equipo castellano-manchego apeaba a los verderones de la lucha por el ascenso en la primera eliminatoria de los play-off a Leb Oro.

Aunque los abulenses ya habían conseguido el aprobado este curso cuando el pasado mes de agosto lograban salvar esta temporada con la inscripción del primer equipo en la tercera categoría del baloncesto nacional, gracias a la aparición in extremis de Grupo Eulen como patrocinador principal y a la renovación del contrato de vinculación como filial con Baloncesto Fuenlabrada, dicha campaña no puede calificarse como buena.

Los resultados deportivos han sido pobres, pues en una competición donde la falta de recursos económicos se ha traducido en un descenso del número y del nivel competitivo de los equipos, el Óbila tan sólo ha logrado sumar 8 victorias en 22 partidos, siendo noveno de once conjuntos en la liga regular. A ello se ha unido la inestabilidad de la plantilla con continuas altas y bajas, que además han sido en nombres y puestos clave del equipo, en una competición demasiado corta como para darse el lujo de tener tantos cambios.

Otro aspecto negativo que nos deja este año ha sido el descenso de aficionados que cada sábado se han acercado al Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre, donde la marea verde ha pasado de estar compuesta por más de un millar de fieles a situarse en unos 700 espectadores de media.

C.U.M. Carlos Sastre

Esta situación me recuerda a la acontecida en su día con el voleibol femenino y reafirma una teoría que manejo desde hace tiempo. Ésta se basa en que en Ávila quizá no valoramos lo poco que tenemos y lo que cuesta mantenerlo y rápidamente nos cansamos cuando se llega al techo de nuestras posibilidades deportivas, en vez de seguir sumando entre todos para que aunque sólo sea no perdamos lo que se ha conseguido.

Por último, esta campaña nos deja la salida de Héctor Palencia como presidente, artífice sin lugar a dudas de la resurrección del deporte de la canasta en la ciudad amurallada. Impulsor del proyecto desde su nacimiento hace once años, Héctor Palencia ha llevado las riendas del club con un modelo de gestión personalista, lo que ha se ha traducido en aspectos positivos y negativos para el propio equipo.

Ahora, se abre una etapa en la que los nuevos directivos deben definir cuál va a ser su modelo y comprobar si la salida del expresidente no tiene como consecuencia directa la desaparición del propio club, como tantas veces ha sucedido en el mundo del deporte cuando un equipo está tan directamente relacionado a un nombre.

En los próximos meses, el baloncesto pasará a un segundo plano ante la falta de competición, pero cuando en la segunda quincena de junio vuelva a estar en la primera línea de la información deportiva local, espero leer que el equipo trabaja en la confección de una plantilla competitiva, que el número de socios aumenta, que los patrocinadores renuevan la confianza en el club,…