Tag Archives: Ávila

A golpe de pedal

25 Ene

El ciclismo ha sido siempre un deporte que se ha relacionado con Ávila y su provincia. Julio Jiménez, Ángel Arroyo, José María Jiménez, Paco Mancebo o Carlos Sastre son algunos de los corredores que escribieron sus nombres en la historia del ciclismo con grandes victorias de etapa, podios finales o triunfos en clasificaciones individuales, como la General o la Montaña, en las tres grandes: Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España.

Otros fueron protagonistas en el pelotón internacional durante varias temporadas, como son los casos de Esteban Martín, Jesús Rodríguez, Ángel Vallejo o David Navas. A pesar de que, tanto en cantidad como en calidad, el nivel del ciclismo abulense ha bajado en los últimos años, Ávila y su provincia puede seguir presumiendo de ser protagonista en el deporte de las dos ruedas.

Noel Martín tandem

Noel Martín y Carlos González esperan estar en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. (Foto: Diario de Ávila)

Con una extensa cantera, el ciclismo será una de las esperanzas donde el deporte abulense espera conseguir triunfos a lo largo de 2016. Aunque la temporada ciclista daba el pistoletazo de salida este mes con una mala noticia, como era la retirada de Pablo Lastras tras 18 temporadas como profesional, un total de ocho corredores abulenses competirán en el pelotón profesional.

Una de las citas más esperadas tendrá lugar el próximo verano en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. Allí, Noel Martín, junto a Carlos González, esperan ser uno de los tándem que representen a la Selección Española. Tras ser nombrados por la UCI como el mejor dúo en 2015, donde el corredor de El Arenal y su compañero vallisoletano sumaron más de una decena de podios entre Mundial, Copa de Europa y Copa del Mundo, Martín y González esperan repetir éxitos como el título de campeones del Mundo de Ciclismo Adaptado en Línea obtenido en Greenville (EEUU) en 2014.

Entre los viejos rokeros, Paco Mancebo y Jesús Hernández prometen seguir dando guerra. El primero, que esta campaña cumplirá los cuarenta años, es una de las apuestas del SkyDive Dubai para conseguir triunfos, ya que el corredor de Navaluenga sigue siendo un referente en el mundo de la bicicleta. El segundo, seguirá defendiendo los colores del conjunto ruso Tinkoff, donde el ciclista de Burgohondo será otro año el gregario más fiel de Alberto Contador en las principales carreras del calendario.

Otra de las grandes esperanzas para este 2016 estará en la figura de Víctor Martín. Tras unos magníficos resultados en categoría élite, el abulense espera que su tercera temporada como profesional en las filas del  BHBurgos sea la definitiva para dar el salto con algún triunfo en citas como las de Mallorca, Valencia, Murcia o Andalucía. También será el tercer año en el pelotón profesional para Diego Rubio, que defenderá los colores del Caja Rural, escuadra a la que regresar tras dos años en las filas del portugués Efape, donde los resultados obtenidos han permitido la vuelta del ciclista de Navaluenga.

José Antonio de Segovia también cumplirá su tercera campaña como profesional, tras un intervalo como amateur en el Supermercados Froid. El corredor de Las Navas del Marqués formará parte del proyecto del conjunto portugués del Louletano-Ray Just Energy. También en el vecino ibérico, Nacho Pérez competirá en el W25 – Oporto FC, equipo donde el de Navaluenga se estrenó a mediados de la pasada temporada. Por último, debutará como profesional Alejandro Arribas. El ciclista de Arévalo comenzará en la élite internacional en las filas del Team Vivo de Paraguay, buscando abrirse un hueco a base de victorias y buenas actuaciones en las carreteras americanas.

Unidos nos iría mejor

21 Oct

El pasado lunes, Pablo Luis Gómez, concejal de Deportes en el Ayuntamiento de Ávila, fue el invitado a la tertulia de La Jornada, programa que presenta Teresa Herráez en La 8 de Ávila. Durante una hora, el nuevo responsable del deporte municipal abordó diferentes cuestiones junto a los periodistas Luis Carlos Santamaría y Alberto Sánchez (Diario de Ávila) y Álex García (Cadena Ser).

Si tuviera que elegir una frase que resumiera su intervención, ésta sería una en la que coincidieron todos los asistentes a la tertulia: “Unidos nos iría mejor”. Pues sí, efectivamente, aquello de que ‘la unión hace la fuerza’ podría ser un buen antídoto para mejorar la situación del deporte abulense, que actualmente puede que viva uno de los peores momentos de su historia.

Pablo Luis Gómez, concejal Deportes (Tribuna Ávila)

Pablo Luis Gómez, concejal de Deportes del Ayuntamiento de Ávila. (Foto: Tribuna de Ávila)

Fútbol, natación, hockey, tenis o gimnasia rítmica son algunos de los deportes que sufren ese síndrome que denomino con aquello de los pequeños Reinos de Taifas, una división en cada una de las disciplinas cuyas consecuencias se podrían resumir en una sola frase: todos pierden.

Pierden los deportistas, afectados por la falta de un club de referencia en sus disciplinas en el que pudieran desarrollar su carrera deportiva a nivel profesional. Pierden los clubes, incapaces de desarrollar un proyecto que crezca de manera exponencial. Pierden los aficionados, quienes hace ya bastante tiempo que aquello del deporte de élite les suena más a una utopía que a una realidad. Pierden los patrocinadores, pues sus inversiones en publicidad apenas tienen una repercusión local y gracias. Y pierde la ciudad, que no se beneficia de la trascendencia que da la alta competición a nivel nacional e internacional.

La solución al problema sería realmente fácil de poner en práctica: sentarse y hablar, siempre partiendo de la voluntad de llegar a un acuerdo; unir fuerzas, siendo todos generosos a la hora de ceder en cada una de las parcelas que componen las diferentes disciplinas; y dirigir el trabajo de cada una de la partes a un objetivo común, sin renunciar a seguir con sus clubes, por supuesto. Si analizamos los antecedentes y la actitud mostrada siempre por los diferentes actores implicados, su puesta en marcha es, ahora mismo, una quimera.

Pablo Luis Gómez trató además dos temas cuya mejora serían, en mi opinión, un avance para comenzar a salir del pozo en el que actualmente se encuentra el deporte abulense. El primero es el estado de las instalaciones. Es verdad, como apuntó el responsable del deporte municipal, que el número de ellas para algunas disciplinas puede ser el adecuado para una ciudad con la población de Ávila. Sin embargo, el estado de muchas, fruto de años y años de abandono e indiferencia por parte de las instituciones, hace necesaria una intervención urgente. Si no se da ésta de manera inminente, quizá, el día que nos pongamos a ello, sea demasiado tarde.

La otra situación tratada en la tertulia de La Jornada fue la existencia de dos organismos para gestionar el deporte local. Por un lado, encontramos la Concejalía de Deportes, que, independientemente de que haya habido años de vacas flacas o vacas gordas, ha sido una de las grandes olvidadas en la gestión municipal, por no decir la más relegada. Por otro, tenemos el Patronato Municipal de Deportes, un órgano que cuanta con 25 años de existencia, en los cuales nadie ha sido capaz de dotarlo de una verdadera actividad, más allá de las aportaciones económicas inyectadas desde el Consistorio abulense.

Por último, Gómez explicó su idea de unir ambas en un solo organismo, algo que a priori parece más razonable que la situación de dualidad vivida hasta el momento, además de añadir a su desarrollo la colaboración de patronos llegados de la empresa privada, algo que, a día de hoy, tampoco ha podido poner en práctica ningún responsable político.

De mal en peor

8 Jun

Como cada año, con la llegada del mes de junio, es hora de hacer balance al año futbolístico abulense. Reconozco que ésta es la temporada más difícil de calificar, pues el descenso a la Primera División Regional de Aficionados del Real Ávila, equipo más representativo de la provincia, empaña los casos positivos de esta campaña, que también los ha habido.

Dice el refrán que lo que mal empieza, mal acaba, dicho que se ha cumplido al cien por cien en el caso del conjunto encarnado. La incertidumbre del pasado verano en torno al equipo de la ciudad amurallada, se tradujo en la confección de una plantilla que se realizó tarde y mal. Bien es cierto que se hizo como se pudo y gracias. La posterior ida y venida de jugadores y entrenadores, fue simplemente una consecuencia de aquella pretemporada tan atípica.

Real Ávila-La Bañeza 14-15 (1)

El Real Ávila jugará en categoría regional 34 años depués (Foto: Antonio Bartolomé, Diario de Ávila).

El resultado no ha podido ser peor. El Real Ávila no jugará en categoría nacional  34 años después. Eso en el mejor de los casos, como apuntan algunos de mis compañeros de la prensa deportiva abulense. El fracaso, porque que el club más representativo de una capital juegue en categorías inferiores a la Tercera División no puede tener otro nombre, es de todos.

El desenlace, por desgracia, se veía venir desde hace tiempo. Desde hace demasiado diría yo, pues la agonía que ha venido padeciendo el equipo encarnado a nivel institucional y deportivo no ha sido algo nuevo de esta campaña. Al igual que todos hemos tenido parte de culpa, solo de la unión de todos puede salir una solución que permita seguir adelante a uno de los clubes más históricos del fútbol español con 92 años de vida.

El resto de resultados de los conjuntos abulenses pueden ser considerados como positivos. Los dos éxitos más significativos han llegado de la mano de la Cultural Deportiva Cebrereña y el equipo juvenil del Colegios Diocesanos. Los primeros, bajo la dirección de Pepe García, han salvado la categoría en el Grupo VIII por segundo año consecutivo, demostrando que se puede hacer un equipo competitivo con futbolistas de la tierra.

Los segundos, regresan a Liga Nacional. Que su vuelta sea la de un equipo ascensor o se realice un proyecto con miras a la División de Honor dependerá una vez más de la buena disposición del resto de conjuntos abulenses juveniles, algo que me hace ser poco optimista al respecto, debido a aquello que yo denomino los ‘pequeños Reinos de Taifas’. En esta categoría, también cabe destacar el papel de Real Ávila y Zona Norte, ambos en la parte alta de la clasificación y con opciones de ascenso hasta la recta final del campeonato.

Por su parte, Sotillo de la Adrada y Bosco de Arévalo han logrado el objetivo de la salvación en la Primera División Regional, categoría en la que parece jugará en la 15/16 el Mombeltrán, campeón de la Provincial, tras mostrar su disposición a hacer efectivo el ascenso logrado en el terreno de juego.

A ellos, se podría sumar también el senior del Colegios Diocesanos, que espera lograr este verano una plaza en los despachos. Además, los equipos infantil y cadete del Real Ávila, ambos en categoría regional, han solventado la temporada finalizando en mitad de la tabla clasificatoria en sus respectivas ligas.

En fútbol femenino, un año más, la Casa Social Católica ha cumplido. El primer equipo volverá a jugar en la Segunda División, tras lograr una permanencia que este año ha costado más de lo que se presuponía al iniciar el campeonato. Su filial, seguirá una temporada más en categoría regional.

Ávila se pone las deportivas

25 Mar

Correr está de moda. Cada día, miles de personas se ponen ropa y calzado deportivo y salen a la calle con el objetivo de hacerse unos kilómetros corriendo. Unos lo hacen por salud. Otros para disfrutar de una de las modalidades deportivas más antiguas. Como todo fenómeno, el atletismo popular tiene su propio vocabulario, destacando entre sus palabras la de runner, nombre común con el que se denomina a los corredores.

Cuando en 2011 conocíamos la noticia de la desaparición del Circuito de Carreras Ecosport, muchos pensamos, como sucede y ha sucedido con tantas modalidades deportivas en nuestra ciudad, que la eliminación del calendario de las carreras organizadas por este club deportivo abulense supondría la pérdida del atletismo popular en nuestras calles.

Corre Conmigo Ávila

La Asociación Deportiva Corre Conmigo cuenta con más de 100 runners (Foto: Diario de Ávila)

Nada más lejos de la realidad. Los runners locales han sabido reinventarse y desde entonces han nacido diferentes iniciativas y nuevas citas deportivas para cubrir el hueco dejado por el Circuito Ecosport.

Una de las últimas en llegar ha sido la Asociación Deportiva Corre Conmigo. Con la atleta Jacqueline Martín y María Pueyo a la cabeza del proyecto, éste tiene como objetivo “ofrecer la posibilidad de iniciarse y practicar el atletismo de una manera amena y divertida”.

Con la mejor publicidad que existe, el boca a boca, ‘Corre Conmigo’ cuenta ya con más de 100 runners. Con el parque y el pabellón municipal de San Antonio como centro de operaciones, todos los lunes y miércoles, de 9’15 a 10’15 horas, y los martes y jueves, de 20 a 21 horas, estos atletas de la calle se enfundan su ropa de color naranja para disfrutar de su deporte favorito en un ambiente de compañerismo con el que combaten las malas temperaturas y las dificultades propias de cada entrenamiento.

Pero como no todo es entrenar, los runners abulenses podrán competir o disfrutar, depende de los objetivos marcados por cada uno, en las más de quince pruebas programadas durante este año. El calendario de carreras populares, con algunas de nueva creación y otras con más solera, tendrá entre sus citas más destacadas en la capital amurallada el Cross Ciudad de Ávila, la Media Maratón Ávila Monumental, la Carrera Ávila Solidaria o la Carrera de Las Edades del Hombre, mientras que en la provincia abulense sobresalen el Cross de los Vientos, en Las Navas del Marqués; la Carrera de Montaña Pico Zapatero, organizada por el Grupo Almanzor; o la Carrera Popular El Arenal, que este año celebrará su decimoquinta edición con el objetivo de llegar a los mil atletas.

Premios sin premiados

20 Ene

La Asociación Abulense de la Prensa Deportiva (AAPD) reconocerá este viernes a todos aquellos que durante 2014 llevaron el nombre de la capital amurallada y su provincia por la geografía española con sus éxitos en las diferentes modalidades deportivas. Será la cuadragésimo segunda edición de la Gala Provincial del Deporte Abulense, cuyo objetivo, un año más, será poner en valor unos triunfos, que al igual que sucede en otros sectores económicos y sociales, parecen costar el doble de esfuerzo que en otros lugares.

Mientras escribo este artículo me pongo en la piel de mis compañeros que organizan dicho evento. Lo primero que se me viene a la cabeza es la dificultad que cada temporada deben tener a la hora de elaborar la lista de premiados. Como ya he comentado en esta ventana con anterioridad, lejos quedan los años de las grandes gestas ciclistas; de los triunfos y ascensos en los deportes colectivos; o de los éxitos individuales en modalidades como el atletismo o el kárate. De aquello, poco o nada queda y, lo que es peor, la sensación de no ver visos de mejora ni a corto, ni a medio, ni a largo plazo, sino todo lo contrario.

untitled

Sin embargo, esta falta de notoriedad de nuestro deporte a nivel local, nacional e internacional, no ha restado ni un ápice de interés durante los últimos años al encuentro organizado por la AAPD. Sus miembros han sabido contrarrestar esta situación con una galas de gran calidad, tanto en su puesta en escena como en el caché de los protagonistas que han logrado atraer edición tras edición. Iker Casillas, portero del Real Madrid; Paco Jiménez, ex miembro del cuerpo técnico de la Selección Española; o Carlos Sastre, ganador del Tour de Francia en 2008, han sido algunos de los que han acompañado a los deportistas abulenses en su gran día.

Los premios de esta edición recaerán en los karatecas Luis García, quien formó parte en el Campeonato del Mundo de Bremen (Alemania) y el Europeo de Tampere (Finlandia), y Karen Jiménez, quien participó en el Europeo Sub’21 de Lisboa (Portugal) y fue bronce en el Nacional absoluto; en los practicantes de kikcboxing Miguel Ángel López Gil, medalla de plata en la World Cup Austrian Classic y en la Irish Open y participante en el Mundial de Boxeo Francés en Roma, y Laura Vicente, quien compitió en el Campeonato del Mundo de boxeo francés en Roma y en pruebas de la World Cup; en el tirador con arco Gonzalo Sánchez Ferrero, subcampeón de España de tiro con arco, bronce en el Nacional en sala y presente en el Campeonato del Mundo en Croacia; en el motociclista Josué Moreno, tras competir en la European Júnior Cup; en el atleta Alberto Sánchez Pinilla, cuarto en los 3.000 en los Juegos Iberoamericanos en Brasil y en los 5.000 del Nacional; en el ciclista Noel Martín, que, junto a Carlos González, fue campeón del Mundo de ciclismo adaptado en la prueba en línea en la modalidad de tándem; en la gimnasta Mónica Hontoria, preparadora física del equipo nacional de gimnasia rítmica campeón del Mundo en el ejercicio de mazas; y en la tenista Paula Arias, bronce con la selección sub’14 en la Summer Cup en Italia y en la Winter Cup celebrada en la República Checa.

La AAPD también realizará menciones especiales a Sergio Barroso (pesca), Alberto San Segundo (automovilismo), Antonio Cembellín (tenis), Jesús Cenalmor (tenis), Sonsoles Barba (atletismo), Esther Blázquez (voleibol), Francisco Mancebo (ciclismo) y José Antonio de Segovia (ciclismo) por sus diferentes éxitos deportivos. Además, el tradicional Premio Valores Humanos ‘Julio Gómez Alcalde’ recaerá en Víctor Sastre por su reconocida y decisiva labor en la promoción del ciclismo en nuestra provincia y se tributará un homenaje a título póstumo a Francisco de San Miguel López Sanz, responsable de la Delegación Provincial de Baloncesto desde 1990 hasta 2012, por toda una vida ligada al deporte de la canasta.

Por último, el Palacio de Exposiciones y Congresos Lienzo Norte, que acogerá la gala a partir de las 20,30 horas de este próximo viernes 23 de enero, será el escenario de dos homenajes más. El primero, al equipo de voleibol del Caja de Ávila-Casa Social Católica en un año, este 2015, en el que se cumplen los 20 años desde que el conjunto verdinegro conquistara la Copa de la Reina de voleibol en Torrelavega. El segundo, será para Carlos Soria con motivo del XXV aniversario de su primer ‘ochomil’, el Nanga Parbat, tras el cual ha logrado hacer cima en otros diez, solo restándole tres de las cimas más altas del Mundo por conquistar.

Es lo que hay

4 Nov

Vivimos una época que nuestros bisnietos, bueno, los de aquellos que se atrevan a tener descendencia con la que está cayendo, conocerán como la de “es lo que hay”. Que uno estudió una carrera y dos máster para terminar trabajando en un restaurante de comida rápida por 500 euros, pues ya sabes, “es lo que hay”. Que otro pagó miles de impuestos para vivir en una prometida sociedad del bienestar, que lo sería si no fuera por el deterioro, y lo que queda, en enseñanza, sanidad, pensiones,…, pues ya se avisó, “es lo que hay”. O que algunos pocos han vivido a cuerpo de rey llevándoselo crudo, mientras que otros muchos pagaremos las copas de una fiesta a la que ni fuimos invitados, pues no protestes, “es lo que hay”.

El deporte, como parte de la sociedad, no es ajeno a esta situación. La consecuencia ha sido directa: merma en las condiciones y salarios de los deportistas; empeoramiento de las instalaciones; y un descenso en el número de equipos y aficionados. Todo este cúmulo de circunstancias, que se ha notado a nivel nacional y, como en otras parcelas, con mayor gravedad en la provincia abulense, ha llevado a que los que han sobrevivido no puedan más que pedir a sus fieles que aguanten; que sigan al pie del cañón sin apenas nada a cambio; que cómo se va a exigir más “si esto es lo que hay y gracias”.

Real Ávila-Colegios Diocesanos juvenil 14-15

Yo, que nunca fui conformista y siempre pensé que con `trabajo, trabajo y trabajo´ toda situación mejora, me he unido desgraciadamente a esa corriente del “es lo que hay”, a dejar pasar el tiempo conformándome “con lo que toca” sin luchar para cambiarlo, fruto, probablemente, del desengaño y la frustración que en los tiempos actuales azota a toda una generación, la cual, y ojalá me equivoque, pasará a ser conocida no como la ‘generación perdida’, tal y como nos habían dicho, si no, algo más dramático, como la ‘generación no vivida’, ya que al final, si uno no hace nada, pues no vive.

Por todo esto, desde hace algunos meses, mis entradas en este blog, donde, siempre desde el respeto y con el fin de ayudar a mejorar a través de la crítica constructiva, he sido duro en mis comentarios con aquello y aquellos que me parecía que no estaban haciendo las cosas como yo pensaba que debían hacerse, podrían calificarse como ‘light’.

Algunos de mis lectores, que además son amigos, me echan en cara que no dé más caña al Real Ávila tras perder tres partidos consecutivos en casa en el Grupo VIII de la Tercera División, recordándome como yo he visto pitar al equipo en el Adolfo Suárez tras empatar con el líder del Grupo I de la Segunda División B. Otros me recuerdan que no puedo calificar como éxito que un deporte de pabellón salga en la división de bronce nacional, cuando, otra hora, vibraba con otro que lograba títulos en la máxima categoría. O como algunos me apuntan que muchas de las líneas que aquí se escriben no han de estar dedicadas a quienes compiten, si no a quienes no están en la palestra deportiva y los motivos de su ausencia.

Todo esto, llevado a nuestro Real Ávila, Cultural Deportiva Cebrereña, Óbila, RAC, karatekas, tenistas o ciclistas, debe tener una lectura que, como la mayoría de situaciones en la vida, encontrará en el término medio la virtud. ¿Debemos exigir demasiado con la que está cayendo? Creo que no. ¿Debemos dejar pasar el tiempo sin ser críticos con la situación de los diferentes clubes y deportistas? Pues tampoco.

Entiendo que todos, y cuando digo todos me refiero a deportistas, entrenadores, directivos, aficionados y periodistas, debemos remar en la misma dirección y hacer un frente común donde la comprensión sea protagonista, por supuesto, pero en la que la crítica constructiva, el esfuerzo por mejorar y la ambición sean las mejores armas para luchar contra ese “es lo que hay”, cuyo final, no nos engañemos, no es otro que la desesperación total de todo.

Larga travesía por el desierto

25 Jun

Se avecinan años parcos informativamente hablando. Nos espera una larga travesía por el desierto. Si nos quedamos como estamos, no vamos mal. Estas son algunas de las frases sacadas de una conversación que, hace unos días, mantenía con dos compañeros de profesión en una red social con el deporte de Ávila como protagonista. La conclusión no pudo ser peor: el futuro es negro. Bueno, sí podría serlo: el futuro es muy negro.

Lejos quedan los años de vino y rosas donde los aficionados al deporte en la capital amurallada disfrutábamos de un Real Ávila asentado en Segunda División B; celebrábamos las victorias y títulos en las máximas competiciones nacionales y europeas del equipo de voleibol femenino de la Casa Social Católica; acudíamos a ver los partidos del Colegio Diocesano en División de Honor; vibrábamos frente al televisor las tardes de verano con las gestas de los Jiménez, Sastre o Mancebo en las tres grandes Vueltas; o perdíamos la cuenta de las medallas conseguidas por los karatekas y atletas locales.

Carlos Sastre Tour Francia 2008

De todo aquello, poco o nada queda. Quienes día a día seguimos la información deportiva a través de los medios de comunicación abulenses tenemos ante sí un panorama cada vez más dantesco. El secretismo en torno a un Real Ávila que, a día de hoy, no sabemos si existirá o no la temporada 2014/2015; declaraciones de los responsables del Óbila Club de Basket en las que dejan caer que salir a competir la próxima campaña en Leb Plata o EBA es poco más que una utopía; o noticias de dirigentes, de los pocos que quedan por estos lares, que quieren dar un paso a un lado y no encuentran relevo, caso de Ángel Sastre en la Cultural y Deportiva Cebrereña.

Sí a todo esto sumamos otros hitos acontecidos durante los últimos tiempos como la desaparición del balonmano; la eliminación del Circuito de Carreras Ecosport; la falta de acuerdo en el fútbol base, aquello de los ‘pequeños Reinos de Taifas’, que llevará a su autodestrucción por falta de unión entre clubes; o los problemas técnicos y económicos que encuentran aquellas disciplinas que intentan abrirse camino como el tenis o el pádel, solo se me viene a la mente aquello del “mejor apaga y vámonos”.

Que en mi opinión Ávila es una ciudad cuyos habitantes son poco aficionados al deporte local, sí. Que la crisis económica ha influido y ha hecho que ni aquellas empresas que siempre apoyaban puedan hacerlo, también. Que las infraestructuras de las que disponemos frenan a nuestro deporte y a nuestros deportistas, pues quizá.

Lo único cierto es que si esta sangría no cesa, si a quienes todavía nos preocupa que el deporte sea una vía más de desarrollo para la capital y su provincia nos ponemos las pilas y hacemos algo, ciertamente no se el qué, en no mucho tiempo, más pronto que tarde, tendremos que acudir a las hemerotecas cada vez que queramos conocer algo del deporte abulense.