¿Será en 2018?

21 Dic

La llegada de las Fiestas Navideñas trae consigo los últimos coletazos del año. En multitud de ámbitos, también en el deportivo, el final del mes de diciembre es el momento de realizar un balance de los últimos 365 días. Pero también son unas fechas en las que analizar cómo se presenta un 2018 que ya está en la parrilla de salida para saltar al terreno de juego.

En lo que se refiere a Ávila y su provincia, tanto el deporte de equipo como las modalidades individuales tienen por delante 365 días en los que intentarán consolidar o crecer en sus diferentes proyectos y aspiraciones deportivas. Por todo ello, muchos aficionados al deporte abulense se preguntan estos días: ¿cómo será el 2018?

¿Cómo será 2018 para el deporte abulense?

Muchos se preguntan si será en 2018 cuando el Real Ávila Club de Fútbol celebre el tan ansiado ascenso a la Segunda División B, categoría de bronce que los encarnados añoran desde hace unas cuantas temporadas. Otros piensan si será este año cuando la Cultural Deportiva Cebrereña logre la permanencia sin necesidad de sacar la calculadora y, quién sabe, pueda optar incluso a cotas mayores.

Algunos se imaginan como serán los próximos 365 días para la familia del Colegios Diocesanos: ¿se mantendrá el equipo juvenil en División de Honor? ¿Logrará el conjunto senior dar el salto al Grupo VIII de la Tercera División? Otros clubes como Zona Norte, Casa Social Católica, Ávila Sala o los equipos de las diferentes localidades de la provincia afrontarán con ilusión los diferentes objetivos marcados para este curso que ya ha llegado al ecuador.

En el mundo de la canasta, la afición verderona quizá piense que, por qué no, esta campaña pueda ser la del ascenso del Óbila Club de Básket a la Leb Oro. O quizá sean los chicos y chicas del Rugby Ávila Club los que tengan la suerte de disfrutar en primera persona lo que es subir de categoría en los próximos meses. O puede que sea el ciclismo el que recupere el protagonismo de épocas pasadas de la mano de Noel García o Diego Rubio.

También se preguntan cómo será ese 2018 que está a punto de comenzar tanto los clubes como los deportistas individuales de otras disciplinas deportivas como el fútbol sala, el kárate, el atletismo, el tenis, el pádel, la hípica, la gimnasia rítmica, el golf, el mundo del motor, la natación, el ajedrez o el tenis de mesa, por poner algunos ejemplos. Seguro que todos ellos coinciden en dos peticiones incluidas en su carta a los Reyes Magos: mejoras en las instalaciones deportivas y que las lesiones los respeten en lo que queda de competición.

 

¡¡¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2018!!!

Una reacción para creer

15 Dic

Hace aproximadamente un mes, concretamente el pasado domingo 19 de noviembre, el conjunto juvenil del Club Deportivo Colegios Diocesanos rendía visita al Aravaca Club de Fútbol. A pesar de las alturas del campeonato doméstico, aquel encuentro correspondía a la jornada 13 del Grupo 5 de la División de Honor, daba la sensación de que una derrota de los abulenses pondría punto y final a una temporada que muchos pensábamos se haría demasiado larga tras aquel choque en caso de no sumar nada positivo.

Los amarillos se presentaban en tierras madrileñas con ocho derrotas, tres empates y una sola victoria ante el colista de la competición en los partidos disputados antes de aquella salida. Las imágenes de desesperación de algunos jugadores al finalizar los partidos anteriores, más propias del mes de mayo que de la primera vuelta, hacían pensar lo peor. Los cambios de sistema realizados por Iván Lastras tampoco parecía que acabaran de dar con la tecla necesaria para voltear una situación que comenzaba a ser crítica.

Plantilla del Colegios Diocesanos juvenil para el Grupo 5 de la División de Honor en la temporada 2017-2018 .

Sin embargo, aquel día de mediados de noviembre, quizá por esa sensación de tenerlo todo perdido y dejar la tensión y los nervios en el vestuario antes de saltar al terreno de juego, el Colegios Diocesanos mostró su mejor cara, aquella que muchos aficionados llevan esperando desde el inicio del curso, y sumó una victoria. Sólo eran tres puntos, pero aquel triunfo por la mínima suponía salvar el primer match ball de la temporada y otorgaba vida a un paciente que estaba en la UVI de la tabla clasificatoria.

Lo bueno de aquella reacción es que tuvo continuidad en los siguientes choques. Dos empates consecutivos ante rivales de la zona medio-alta de la clasificación, a un gol en el campo del Almendralejo y a cero ante el Real Valladolid en Sancti Spíritu, ratificaron la mejoría de juego de los colegiales. La confianza que dan los resultados, el nivel demostrado por algunos jugadores que hasta ese momento no habían dado el esperado y que el técnico abulense haya encontrado un sistema de juego que se ha traducido en puntos pueden ser las claves que están detrás de esta reacción que parece haber llegado a tiempo.

La necesidad sigue siendo sumar de tres en tres, pero estas jornadas consecutivas sin conocer la derrota han dado mucha vida al equipo abulense y permiten poder sacar la calculadora en esta segunda vuelta que acaba de comenzar. El inicio de la misma no ha podido ser mejor. Victoria en casa por 2-0 ante el Unión Adarve, un rival directo ante el que además los colegiales se han quedado con el gol average particular a su favor.

El choque de este fin de semana será otra final anticipada. El Colegios Diocesanos visita al Atlético Casarrubuelos, conjunto madrileño que en caso de derrota tendrá un pie y medio en la Liga Nacional juvenil antes de comerse el turrón. Gracias a los resultados de las últimas cuatro jornadas, los abulenses se han ganado un margen que no hace tan definitivo el resultado de este duelo. Todavía no se ha hecho nada y lo que queda por delante será duro, muy duro, pero, al menos, la reacción amarilla permite creer en una permanencia en la División de Honor que tan importante es para el resto del fútbol abulense.

El éxito del partido a partido

30 Nov

La Cultural Deportiva Cebrereña está siendo el equipo revelación del Grupo VIII de la Tercera División esta temporada. Contra todo pronóstico y con uno de los presupuestos más bajos de la categoría, los verdiblancos ocupan la sexta posición de la tabla clasificatoria tras la disputa de dieciséis jornadas. Una situación de privilegio que todos hubieran firmado al principio del curso en Cebreros.

Tras sumar la mejor puntuación en una primera vuelta de su historia en división nacional, la cual puede aumentar todavía más en los tres choques que restan para finalizar la misma, el objetivo de mantener un año más la categoría parece muy encarrilado. A pesar de que la palabra play off se ha relacionado esta semana con el club verdiblanco en varios medios de comunicación, Pepe García se ha encargado de evitar triunfalismos.

Plantilla de la Cultural Deportiva Cebrereña para la temporada 2017/2018.

El entrenador abulense, máximo responsable de un proyecto deportivo que cumple su quinta temporada consecutiva en el Grupo VIII de la Tercera División, lo tiene claro. La clave del éxito solo tiene una fórmula: trabajo, trabajo y trabajo. Todo ello sin mirar más allá de ese partido a partido tan de moda en el fútbol español. Así han logrado la permanencia en las campañas anteriores. Así deben alcanzar la salvación este año. Y lo que venga de más será un premio para disfrutar.

Una temporada más, la Cebre ha basado su proyecto en un grupo de futbolistas abulenses que encuentran en el club verdiblanco un motivo para jugar al fútbol de manera semiprofesional y seguir vinculados al mundo del deporte rey. Las bajas de jugadores importantes en campañas anteriores, como los casos de Piru, Jota,  Juankar o Juan, hacían pensar que harían mella en el conjunto de Cebreros, que era uno de los candidatos al descenso en las quinielas de muchos.

Sin embargo, los futbolistas que ya estaban han dado un paso al frente, como por ejemplo Juli, Diego Quirós o Víctor González,  y los que han llegado, en su mayoría procedentes de la categoría juvenil, se han adaptado de manera formidable al equipo y a la categoría, como son los casos de Sergio Mayorga, Fer Albín o Sergio Perdiguero. Todo ello se ha unido al buen nivel que están dando los veteranos del equipo: Ruba, Súper, Mario, Chino Zapatera o David Terleira.

El resultado de este cóctel no ha podido ser mejor. Tras un inicio dubitativo, los de Pepe García se han mostrado con un equipo con unas señas de identidad propias que está compitiendo en todos los encuentros independientemente de la entidad del rival. La Cebre ha rascado puntos en los partidos frente a los gallitos del grupo castellano y leonés y ha ganado los enfrentamientos ante los rivales de su ‘liga’. Esto se ha traducido en veintiséis puntos, quince sobre la zona de descenso, que son un auténtico tesoro a estas alturas del campeonato doméstico.

Además, los verdiblancos han cumplido con nota en un tramo de calendario en el que no han podido contar con David Terleira, cuyos goles han tenido un gran peso en las permanencias de campañas anteriores. Sin su pichichi sobre el terreno de juego por lesión, los de Cebreros han sumado una magnífica racha de dos empates y cinco victorias consecutivas gracias a los goles de Juli, Diego Quirós, Sergio Mayorga o Chino Zapatera.

Este domingo 3 de diciembre recibirán a La Bañeza a partir de las 16 horas en el municipal El Mancho-Ángel Sastre. ¿Y el siguiente choque? Nadie ha mirado el calendario en Cebreros para ver cuál es. Y si alguien tiene la tentación de echar un ojo para ver quien será ese rival, ya se encargará Pepe García de devolverlo al redil del partido a partido que tan buenos frutos está dando esta temporada.

El magenta está de moda

23 Nov

El magenta está de moda en la Comunidad de Madrid. Al menos, si hablamos de rugby. Lo curioso es que el gusto por este color no lo ha impuesto un equipo de la región madrileña, sino un Rugby Ávila Club que lidera el grupo único de la Tercera División Regional de Madrid tras contar sus partidos por victorias en el comienzo del campeonato liguero.

Sin prisa pero sin pausa, el club magenta sigue dando pasos cortos pero firmes. Lejos quedan los años en los que un grupo de amigos quedaba para entrenar y pasar un rato jugando al deporte que los apasionaba. Su siguiente peldaño fue comenzar a disputar partidos amistosos. Ya en la 2013-2014, se inscribieron por primera vez en competición oficial.

Plantilla del Rugby Ávila Club temporada 2017-2018.

Tras aumentar su estructura como club, llegó la creación del equipo femenino y las categorías inferiores. El pasado curso se clasificó para la fase de ascenso por primera vez en su historia. Este año, quien sabe, los abulenses podrían optar a un ascenso de categoría que sin duda sería el mejor empujón para que el proyecto magenta siga creciendo.

El inicio en el campeonato doméstico de los de José Ignacio Romero no ha podido ser más esperanzador. Cinco jornadas, cinco victorias. La autoridad mostrada en cuanto a juego y resultados en la mayoría de los encuentros disputados hace ser optimistas en el futuro a corto plazo. Además, la buena marcha en el terreno deportivo puede ser un acicate para atraer patrocinadores y sumar adeptos a la grada.

Todo ello con un gran hándicap esta temporada: la mayoría de los equipos madrileños se están acogiendo a la norma que los permite disputar los partidos en su campo aunque jueguen como visitantes al ser los abulenses un club de otra comunidad autónoma. Pero ni este inconveniente parece estar haciendo mella en el conjunto magenta.

Aunque no todos los equipos están haciendo efectivo el derecho que los otorga esta regla, este próximo fin de semana los aficionados al rugby en la capital amurallada tampoco podrán disfrutar de este deporte en la Ciudad Deportiva. Jugando como local, el Rugby Club Ávila tendrá que viajar para medirse al CCVK Vallecas Rugby Unión este sábado 25 de noviembre a partir de las 16 horas en el Campo Polideportivo de la Luz de Tres Cantos.

Las chicas son guerreras

31 Oct

El fútbol atraviesa por un buen momento en la capital y la provincia abulense. Los conjuntos masculinos más representativos del Real Ávila, la Cultural Deportiva Cebrereña o el Colegios Diocesanos, por poner algunos ejemplos, han comenzado la temporada obteniendo buenas sensaciones de juego y resultados.

Sin embargo, son muchas las ocasiones en las que nos olvidamos de la vertiente femenina del deporte. En este punto, los dos conjuntos más representativos en la capital amurallada, el Ávila Sala y la Casa Social Católica, han iniciado un nuevo curso situándose en la parte alta de la clasificación en sus respectivas competiciones regionales, unos resultados que tienen un trabajo detrás que pocas veces es reconocido.

Equipo femenino del Ávila Sala de Primera División Regional de la temporada 2017/2018.

Tras la disputa de siete jornadas, el Ávila Sala es segundo clasificado en la Primera División Regional. Seis victorias y un empate, con 57 goles a favor y 13 en contra, han servido a las abulenses, que este año dirige Mercedes Gómez ‘Peque’, para encaramarse a lo más alto de la tabla. Toda una alegría para los aficionados, pero sobre todo para quienes componen este club y conocen la dificultad de sacar un proyecto adelante, que si en el fútbol masculino encuentra innumerables piedras en el camino, en el caso de la categoría femenina se multiplican de manera exponencial.

También ha sido esperanzador el inicio de campeonato del conjunto femenino de la Casa Social Católica. Con el objetivo de regresar a la Segunda División, categoría en la que las verdiblancas estuvieron durante una década, el equipo abulense es uno de los cuatro conjuntos que colideran la Primera División Regional. Cuatro victorias y una derrota, con 15 goles a favor y 12 en contra, permiten ser optimistas con el equipo dirigido por Paco Cabañas, que la pasada campaña se quedaba a las puertas de volver a ascender a categoría nacional.

Llegar hasta aquí no ha sido fácil para ninguno de los dos. Que sus proyectos deportivos continúen creciendo tampoco lo será. La vertiente femenina del fútbol en España está aún muy lejos de su hermano masculino. Las futbolistas profesionales que viven de este negocio se cuentan con los dedos de una mano. El público en los estadios y pabellones está a años luz del que asiste a los encuentros de hombres. Las instalaciones donde disputan sus partidos dejan mucho que desear en la mayoría de ocasiones. Las empresas tampoco lo ven claro a la hora de invertir su dinero en patrocinios. La repercusión en los medios de comunicación es casi nula.

Con estos ingredientes, los resultados de Ávila Sala y Casa Social Católica, así como los del resto de conjuntos femeninos de Ávila y su provincia que cada siete días juegan en las diferentes competiciones en las que están inscritos, son merecedores de ser puestos en valor. En una provincia donde el deporte femenino ha dado grandes alegrías en disciplinas como el voleibol, el tenis, el kárate o el atletismo, los agentes implicados en apoyar, ayudar y difundir el deporte, como instituciones públicas, empresas patrocinadoras o medios de comunicación, no deben olvidarse de estas guerreras que defienden los intereses del deporte abulense cada fin de semana.

Que bueno que volviste

24 Oct

El Real Ávila Club de Fútbol ha vuelto. Al leer esto, muchos dirán que nunca se fue. Y no les faltará razón. Ni en los momentos más delicados, tanto en lo económico como en lo deportivo, algunos de ellos vividos durante los últimos años y otros en décadas anteriores, el conjunto encarnado nunca dejó de competir. Algunos llegaron a poner la hora y la fecha del entierro, en más de ocasión, pero los de la ciudad amurallada no bajaron los brazos y resucitaron tras pasar un año en el infierno de la Primera División Regional.

Tras una temporada de transición, que no fue fácil por muchos aspectos ya comentados en este blog, el Real Ávila volvía a ser el líder del Grupo VIII de la Tercera División este fin de semana cuatro años después. Algo anecdótico en la jornada 10, pero que es un reflejo del momento por el que pasa el conjunto de la capital amurallada. Un momento dulce como gusta titular en la prensa deportiva que el club encarnado debe aprovechar.

Once inicial del Real Ávila ante el Salmantino UDS en el estadio Helmántico el pasado fin de semana.

Más allá de los resultados, las sensaciones, como bien se ocupa de recordar César Jiménez en las ruedas de prensa de los partidos, son a veces más importantes. Y las del conjunto encarnado están siendo muy buenas hasta el momento. En el fútbol, pocas veces las cosas ocurren por casualidad. Y si es el Real Ávila vuelve a ser mirado como uno de los gallitos del fútbol en Castilla y León será por algo.

Quizá la clave sea el cuerpo técnico. La llegada del entrenador abulense al banquillo devolvió la paz social. César Jiménez, junto a los ayudantes que eligió para esta aventura, creo que con acierto, está dando sus frutos. Sin conocer la realidad del día a día en el vestuario encarnado, desde fuera, el aficionado tiene la sensación de que el entrenador sabe lo que quiere de cada futbolista y cada jugador sabe lo que el técnico espera de él. Algo de Perogrullo, pero que no siempre se da. Hasta el momento, el míster ha sabido dar minutos a todos para que nadie se relaje. Para que ninguno se despiste. Para que todos sepan que pueden ser llamados a filas independientemente del rival con el que se juegue. Algo que en una competición larga y en un deporte colectivo como es el fútbol suele dar resultados positivos.

O quizá la clave sean los jugadores. Aquí hay dos aspectos a destacar. Por un lado, renovar al grueso de una plantilla de una temporada para otra permite tener mucho camino andado. Por otro, que muchos de ellos, debutantes en el Grupo VIII el pasado curso, conozcan ya los jugadores, rivales, campos y demás entresijos del fútbol de Castilla y León también ayuda a ofrecer una mejor versión de cada uno de ellos. Si además, a todo esto sumamos la llegada de unos fichajes que sin duda han aumentado el nivel de la plantilla y el ambiente de compañerismo y compromiso que se intuye dentro del vestuario encarnado entenderemos parte del porqué el Real Ávila ha comenzado la campaña en este buen estado de juego y resultados.

O quizá la clave sea la afición. Este pasado domingo en el estadio Helmántico, y como ha venido sucediendo en los partidos que los abulenses han jugado como locales en el estadio municipal Adolfo Suárez este año, los aficionados del Real Ávila demostraron que tienen ganas de fútbol. Que tienen ganas de volver a ilusionarse con su Ávila. La parroquia encarnada está deseando que, como está pasando en este inicio de temporada, le den una excusa para animar a los suyos. Que tengan un motivo para acompañar a sus jugadores en los desplazamientos. Luego, como esto es fútbol, se ganará, se empatará o se perderá, pero si la afición ve compromiso sobre el césped, no les abandonarán en el camino.

O quizá la clave sea la directiva. Desde la llegada de los actuales propietarios, el Real Ávila ha ido dando pasos cortos pero firmes e importantes, demostrando seriedad en la gestión económica. El trabajo, personificado en el director deportivo y vicepresidente del club encarnado, Carlos González Bellete, está dando sus frutos. Seguro que no lo han tenido fácil. Ni lo tendrán de aquí en adelante. Probablemente les hayan cerrado muchas puertas antes de ni siquiera poder llamar al timbre. Sin embargo, desde fuera se tiene la sensación de qué se sabe dónde se quiere llegar y se sabe cuál debe ser el camino para conseguirlo. Que se logre o no, como siempre ocurre en este negocio, dependerá de que la pelotita quiera entrar.

Un nuevo Óbila

26 Sep

Nueva temporada para el Óbila Club de Básket. Será la novena campaña consecutiva de los verderones en la LEB Plata. Los abulenses afrontan desde este sábado un curso con muchos cambios. El primero en su nombre, que suma Ávila Auténtica a Carrefour El Bulevar gracias al acuerdo de patrocinio con la Diputación de Ávila. El segundo en el banquillo, donde Sergio Jiménez sustituye a David Mangas. Y el tercero en el funcionamiento del club, con una nueva estructura con la que se le pretende dar una mayor profesionalidad a la entidad.

Los últimos meses han sido muy intensos en el club verderón. Primero por las dudas sobre la viabilidad económica de poner en marcha un nuevo proyecto deportivo, que fue salvado a última hora tras la ayuda recibida por distintas instituciones públicas y privadas. Y después por el adiós de David Mangas, que inicia una nueva etapa en su trayectoria profesional en el Básket Navarra, el auténtico valedor de los éxitos del equipo de la capital amurallada durante las últimas cuatro campañas. El técnico abulense, que ha formado parte de la entidad desde su fundación en el año 2000, sacó el máximo rendimiento del presupuesto más bajo de la tercera categoría del baloncesto nacional repitiendo año tras año la misma fórmula: trabajo, trabajo y trabajo.

El Óbila Club de Básket ha ganado la Copa LEB Plata de Castilla y Léon.

El Óbila Club de Básket ha ganado la Copa LEB Plata de Castilla y León en pretemporada. (Foto: @FBCyL).

Su sucesor es consciente del reto que tiene ante sí: hacer olvidar lo que ha hecho David Mangas en el club verderón superando su legado. Al igual que su antecesor, Sergio Jiménez ha tenido que hacer una plantilla prácticamente nueva en su totalidad. De la pasada temporada tan sólo continúa Ignacio Ballespín, cedido por Baloncesto Fuenlabrada por segundo año consecutivo. Las nuevas incorporaciones han sido los bases Pau Monroig y Berni García, los aleros-escoltas Kyle Hittle (EEUU) y Harold Cazorla (Venezuela), los pívots Sidnei de Santana Lima ‘Sidao’ (Brasil) y Matt Wilson (EEUU), los ala-pívots Jon Ander Aramburu y Njegos Sikiras (Bosnia Herzegovina), el alero Alexander Bak (Dinamarca) y el escolta Guillermo Mulero.

En cuanto a la pretemporada, el Ávila Auténtica-Carrefour El Bulevar ha obtenido buenos resultados. Los verderones solo han sumado una derrota por 60-75 ante el Iberostar Palma de LEB Oro en la I Copa Patrimonio de la Humanidad, mientras que han vencido en su doble enfrentamiento ante el Adepla Básket de la Liga EBA, imponiéndose por 63-86 en Plasencia y por 90-70 en Las Navas del Marqués. Además, el Óbila ha sumado para sus vitrinas la Copa LEB Plata de Castilla y León tras ganar al Alquimisa Laboratorios Queso Zamorano (79-70) y al Agustinos Leclerc de León (73-87).

Esta temporada, la LEB Plata contará con dieciséis equipos. El Óbila, que una campaña más será el conjunto más veterano de la tercera categoría del baloncesto nacional, se medirá a lo largo del curso a HLA Alicante, Alquimisa Laboratorios Queso Zamorano, Coviran Granada, Martorell, Aceitunas Fragata Morón, Baskonia Fundación 5+11, Extremadura Plasencia, Básket Navarra, Torrons Vicens L’Hospitalet, Fundación Globalcaja La Roda, Agustinos Leclerc León, Real Murcia Baloncesto, Cambados Cidade Europea do Viño, Arcos Albacete Básket y Real Canoe.

Como en años anteriores, el apoyo de la marea verde será fundamental para lograr que el equipo abulense obtenga un alto rendimiento en los partidos que dispute en el Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre. Reconocida como una de las mejores aficiones de la LEB Plata, la marea verde puede sacarse su abono con los siguientes precios: Joven, Jubilado y Desempleado 60 €; Adulto 80 €; Familiar 140 €; Empresa 160 €; y niños hasta 12 años gratis. En cuanto al precio de las entradas para el público en general a lo largo de la liga regular será de 6 € para los Adultos y de 5 € para las categorías Joven, Jubilado y Desempleado.

El Óbila Club de Básket comenzará la temporada ante el Torrons Vicens L’Hospitalet este sábado 30 de septiembre a partir de las 20 horas en el Nou Pabello del Centre. Los verderones debutarán ante los sus suyos recibiendo al Fundación Globalcaja La Roda el sábado 7 de septiembre a las 19 horas en el Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre. Éste será el comienzo para un proyecto verderón con muchos cambios respecto a otras temporadas y que tiene como objetivo lograr la permanencia y, una vez conseguida, soñar con lo que venga.