Un cambio necesario

17 Nov

Mañana intensa en los despachos del Adolfo Suárez la de este lunes. Primero, Borja Jiménez ponía su cargo a disposición del club tras los últimos resultados. Segundo, el Real Ávila la aceptaba y convocaba una rueda de prensa en la que, junto al ex entrenador abulense, comparecía Juan Rodríguez ‘Juanito’, quien agradecía el trabajo de éste al frente del equipo, al cual continuará ligado dentro de su estructura deportiva . Tercero, el club de la ciudad amurallada daba a conocer el nombre de su sustituto, el canario Antonio Raimundo García Ayala, conocido futbolísticamente como Toni Ayala.

Como suele suceder en el mundo del fútbol, los resultados mandan. Si bien el objetivo para esta temporada era salir a competir sin la presión de jugar los play off de ascenso como en campañas anteriores, dos victorias y cuatro empates, con tan solo seis goles a favor, parecía poco bagaje en las doce primeras jornadas para un equipo como el Ávila. Pero más lejos de los números, las sensaciones ofrecidas por el conjunto de la ciudad amurallada, principalmente en casa, y el ‘run, run’ de la grada sobre la figura de Jiménez cada partido han llevado a los directivos a tomar una decisión antes del clásico ante la Gimnástica Segoviana, donde un mal encuentro podría haber producido un estallido en la grada.

Toni Ayala

Personalmente, considero que el cambio era necesario para dar la vuelta a una dinámica peligrosa, muy peligrosa, que lejos del puesto en la clasificación, anecdótico en el mes de noviembre, estaba empezando a convertir la posibilidad de un descenso a Regional en una realidad. Como suele suceder en estos casos, la culpa no es solo del entrenador, por lo que los jugadores pasarán a ser ahora los examinados con lupa tras la marcha del míster, quien desde su llegada al banquillo no contó con el apoyo de la afición por diferentes motivos. En su haber quedará el trabajo y dedicación al club y su implicación con él este verano, donde ponerse al frente de la nave a dos semanas de iniciarse la temporada y sin jugadores era más un marrón que un caramelo.

Ligado siempre a equipos canarios, San Isidro, Atlético Ganadilla o Las Zocas entre otros, el nuevo inquilino del banquillo tiene ante sí un reto complicado. Cuando en la jornada de este martes se ponga el mono de trabajo y salte al césped del Adolfo Suárez, Ayala tendrá ante sí una plantilla excesivamente joven a la que ha de cambiar la dinámica negativa de juego y resultados, algo que suele ser complicado cuando el problema esté quizá más en la cabeza que en las piernas de los futbolistas.

En el debe del nuevo técnico encarnado puede estar su desconocimiento del Grupo VIII de la Tercera División. Su puesta de largo será ante el eterno rival, un choque que siempre es un arma de doble filo. Una victoria en el clásico puede ser suficiente para que vuelva la comunión entre equipo y afición, aunque una derrota, sobre todo si es con una mala actitud, puede hacer que el socio, una vez fuera del equipo uno de sus señalados como culpable de la situación, cambie la dirección del ‘run, run’ del banquillo al césped. Como suele suceder en estos casos, sólo el tiempo dictaminará si se ha tomado o no la decisión acertada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: