Denominación de origen

7 May

Real Ávila y Cultural Deportiva Cebrereña han cumplido sus objetivos marcados para esta temporada. El primero, disputará el play off de ascenso a la Segunda División B, ‘La Décima’ en su historia, como diría Tomás Guasch, y el segundo, jugará una temporada más en el grupo VIII de la Tercera División, hito que logra por primera vez tras tres intentos fallidos.

Aunque con medios muy diferentes para conseguir sus fines, ambos conjuntos han tenido un denominador común: la partida de nacimiento de sus entrenadores. Borja Jiménez, míster de los encarnados, y Pepe García, preparador de los verdiblancos, son abulenses.

Además, esta denominación de origen también se ha reflejado en sus plantillas, donde diez jugadores en los de la capital amurallada, más Pindado y Barrera que causaron baja durante la temporada por distintos motivos, y los veintiún futbolistas  en los de Cebreros, son nacidos en la provincia abulense.

Cebrereña-Becerril 13-14 (1)

Esta situación reabre un viejo debate con varias preguntas sin responder. ¿Se podría realizar un equipo puntero solo con jugadores de la casa? ¿Este proyecto daría como resultado un equipo asentado en Segunda B? ¿Con la suma de los mejores del Ávila y los más destacados de la Cebre se hubiera quedado entre los cuatro primeros? ¿Se hará esto el próximo año con la dirección de un entrenador abulense?

Yo soy de los que opino que sí, que con los mejores de aquí y alguna pincelada traída de fuera esto podría ser posible. Sin embargo, llevar a cabo y plasmar esta idea en un proyecto deportivo no ha sido posible durante los últimos años, no sé si porque no se ha podido o porque no se ha querido.

Sin embargo, como ya sucediera en épocas pasadas, la situación de crisis económica, mala en general y peor en el mundo del balompié, ha hecho, una vez más, que sean los autóctonos quienes hayan tenido que sacar las castañas del fuego.

A todo esto, la semana pasada se presentaba en sociedad un nuevo proyecto que llega de la mano del Colegios Diocesanos, en la parcela deportiva, y el grupo Antonio Álvarez, en la económica, con caras tan conocidas en su puesta en marcha como las de José ‘Chino’ Zapatera o Jorge Barrera.

Su objetivo, o al menos esas son las intenciones que han dado a conocer públicamente, es cubrir el hueco que queda para aquellos jugadores que, finalizada su época de juvenil, se ven abocados a jugar en categorías no profesionales como la Regional o Provincial o torneos como el Pedro Pascual.

Este asunto parece arrojar otra serie de preguntas, que como las anteriormente enunciadas, parecen no tener respuesta. ¿No sería mejor que ese vacío se llenase con un filial del Real Ávila fuerte que pudriera nutrir de jugadores a la primera plantilla? ¿Por qué alguno de los miembros que van a dirigir este proyecto no están actualmente en el conjunto encarnado? ¿Podría Ávila tener un equipo puntero en el fútbol nacional si todos los apoyos económicos tuvieran el mismo destino en vez de dispersarse en diferentes propuestas?…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: