Tiempo muerto

29 Abr

Óbila C.B. ponía punto y final a su temporada en Guadalajara, ciudad en la que equipo castellano-manchego apeaba a los verderones de la lucha por el ascenso en la primera eliminatoria de los play-off a Leb Oro.

Aunque los abulenses ya habían conseguido el aprobado este curso cuando el pasado mes de agosto lograban salvar esta temporada con la inscripción del primer equipo en la tercera categoría del baloncesto nacional, gracias a la aparición in extremis de Grupo Eulen como patrocinador principal y a la renovación del contrato de vinculación como filial con Baloncesto Fuenlabrada, dicha campaña no puede calificarse como buena.

Los resultados deportivos han sido pobres, pues en una competición donde la falta de recursos económicos se ha traducido en un descenso del número y del nivel competitivo de los equipos, el Óbila tan sólo ha logrado sumar 8 victorias en 22 partidos, siendo noveno de once conjuntos en la liga regular. A ello se ha unido la inestabilidad de la plantilla con continuas altas y bajas, que además han sido en nombres y puestos clave del equipo, en una competición demasiado corta como para darse el lujo de tener tantos cambios.

Otro aspecto negativo que nos deja este año ha sido el descenso de aficionados que cada sábado se han acercado al Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre, donde la marea verde ha pasado de estar compuesta por más de un millar de fieles a situarse en unos 700 espectadores de media.

C.U.M. Carlos Sastre

Esta situación me recuerda a la acontecida en su día con el voleibol femenino y reafirma una teoría que manejo desde hace tiempo. Ésta se basa en que en Ávila quizá no valoramos lo poco que tenemos y lo que cuesta mantenerlo y rápidamente nos cansamos cuando se llega al techo de nuestras posibilidades deportivas, en vez de seguir sumando entre todos para que aunque sólo sea no perdamos lo que se ha conseguido.

Por último, esta campaña nos deja la salida de Héctor Palencia como presidente, artífice sin lugar a dudas de la resurrección del deporte de la canasta en la ciudad amurallada. Impulsor del proyecto desde su nacimiento hace once años, Héctor Palencia ha llevado las riendas del club con un modelo de gestión personalista, lo que ha se ha traducido en aspectos positivos y negativos para el propio equipo.

Ahora, se abre una etapa en la que los nuevos directivos deben definir cuál va a ser su modelo y comprobar si la salida del expresidente no tiene como consecuencia directa la desaparición del propio club, como tantas veces ha sucedido en el mundo del deporte cuando un equipo está tan directamente relacionado a un nombre.

En los próximos meses, el baloncesto pasará a un segundo plano ante la falta de competición, pero cuando en la segunda quincena de junio vuelva a estar en la primera línea de la información deportiva local, espero leer que el equipo trabaja en la confección de una plantilla competitiva, que el número de socios aumenta, que los patrocinadores renuevan la confianza en el club,…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: