Indiferencia en el Adolfo Suárez

14 Ene

Silencio. Ésta fue la respuesta con la que la afición del Real Ávila despedía el pasado domingo a los jugadores tras la derrota por 0-3 ante el Numancia B en el Adolfo Suárez. Ni un silbido, ni un pitido, ni un fuera, fuera. Nada de nada. “La indiferencia del público me duele más que si hay pitos”, declaraba un alicaído José Luis Diezma en la rueda de prensa posterior al choque.

Lejos quedan los tiempos en los que más de dos pases seguidos hacia atrás levantaban el murmullo en la vetusta grada del municipal abulense; aquellos donde un empate en casa en Segunda B venía acompañado de golpes en la chapa de Tribuna y el clásico “¡Minguela vete ya!”; o esos donde, tras el pitido final, Anastasio Martín del Río aguantaba de pie de manera estoica los pañuelos blancos que el respetable mostraba hacia el palco porque el equipo deambulaba por mitad de tabla en la división de bronce del fútbol español.

Preocupante, muy preocupante. Con este adjetivo describiría la actitud que viene mostrando el público respecto al conjunto encarnado durante los últimos años. Con una afición poco numerosa, pero muy fiel y agradecida, todos recordamos aquella frase de Luis Ángel Duque que rezaba “con que poquito nos conformamos”, el Ávila se ha acostumbrado a que los suyos no le silven en las malas tardes, todos las tenemos en nuestro trabajo, quizá porque piensen que, según está todo en el mundo del fútbol, es mejor no echar más leña al fuego y esperar a que se cumpla aquello de “Virgencita, que me quede como estoy”.

Real Ávila-Mirandés 08-09

Como ese familiar o amigo que acompaña a un enfermo terminal hasta sus últimos días de vida, junto a él, sin separase, sin abandonarlo por lo que ha significado la relación entre ambos, en un silencio que invita a recordar aquellos tiempos que fueron mejores, pero sin querer aceptar que los actuales son peores. Los socios pagan su cuota y no dejan de bajar, incluso cuando las condiciones climatológicas son tan adversas como las que sufre la capital amurallada durante los meses de invierno, pero nada más.

El equipo, al que he defendido desde estas líneas y sobre el que sigo pensando que puede ofrecer más que lo visto en la primera vuelta de la temporada, debe reaccionar. Pero también debe reaccionar el público, expresando lo que siente hacia el equipo, bueno o malo, cuando el árbitro decreta el final de los partidos. Además, debe reaccionar la directiva, aunque éste es un tema que trataremos en otro post, pues quizá la afición ya no se vuelve hacia el palco para sacar su pañuelo porque no hay a quién sacárselo…

Anuncios

3 comentarios to “Indiferencia en el Adolfo Suárez”

  1. César enero 14, 2013 a 9:17 pm #

    Desastrosa la campaña que está realizando el equipo

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Dónde vas Real Ávila? « Los 4 palos - enero 29, 2013

    […] También interesante la opinión de Carlos Jiménez preocupado del […]

  2. Latino » Blog Archive » ¿Dónde vas Real Ávila? - enero 30, 2013

    […] También interesante la opinión de Carlos Jiménez preocupado del […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: